¿Son perjudiciales los programas de guardería universales?

A child is a curly, dimpled lunatic.

RALPH WALDO EMERSON

En episodios anteriores de Katalepsis, vimos que el estado de la literatura actual sobre los efectos de programas de guardaría universales es que éstos no tienen efecto sobre las habilidades cognitivas a largo plazo, pero que sí los tenían para las no-cognitivas, y que eso a su vez mejoraba las condiciones de vida futuras del niño, reduciendo la criminalidad, etc.

Recientemente ha salido un artículo que, sin cuestionar agresivamente lo anterior, pone sobre la mesa un contraejemplo: Un programa de guardaría universal implementado en Ontario que ha causado un empeoramiento de las habilidades no-cognitivas, y que ha supuesto un empeoramiento en la calidad de vida de los niños. ¿Cómo es eso posible?

El estudio es Non-cognitive deficits and young adult outcomes: The Long Run Impacts of a Universal Child Care Program, de Baker, Gruber y Milligan (2015). Es un working paper, no un artículo publicado en un journal revisado por pares. No obstante, en el artículo citan otros estudios de trabajos previos sobre el programa de Ontario que confirman su tesis.

El propósito del paper en sí no es tanto confirmar que el programa en cuestión tiene los efectos que tiene, sino ver si estos efectos (empeoramiento de habilidades no-cognitivas) conllevan deterioros en salud, satisfacción vital o criminalidad.

In this paper, we develop a causal estimate of the relationship between negative shocks to young children’s non-cognitive skills and their later life outcomes. To do so we study the longer-run impacts of the largest experiment with universal child care in North America in recent years: an introduction of very low cost child care for children aged 0-4 in Quebec beginning in 1997. In an earlier paper (Baker, Gruber & Milligan 2008, henceforth BGM) we documented that relative to the rest of Canada, where child care services remained unchanged, Quebec saw large increases in maternal labor supply and in the placement of children in child care (see also Lefebvre and Merrigan 2008 and Lefebvre et al. 2009). However, at the same time, there was a large, significant, negative shock to the preschool, non-cognitive development of children exposed to the new program (with little measured impact on cognitive skills). Subsequent research (Kottelenberg and Lehrer 2013a) has confirmed that this negative impact of the program on young children’s non-cognitive development has persisted as the program has matured.

Los autores indican también que la evidencia sobre estos programas en Europa no es clara, pero que el programa de Quebec es similar a los Europeos en su universalidad, y que es de interés para estudiar estos programas en general, y su aplicación particular a la región Norteamericana.

Our paper also extends the record of North America’s best known experiment in universal preschool care and education. Universal programs like the one in Quebec, are more common in Europe. While the evaluation of their impacts is mixed (Dustmann et al. 2013, Felfe et al. 2015, Datta Gupta and Simonsen 2010, Havnes and Mogstad 2011), the external validity of the European evidence to other jurisdictions is not clear. European programs are run under different funding levels, which reflect the public’s greater acceptance of an active state and government’s assumption of a larger proportion of economic activity. The Quebec experience is important for understanding a universal initiative within the context of North American tax structures and labor market norms.

Apuntan también a que algunos estudios en EEUU que señalan que las guarderías no aumentan las habilidades cognitivas, pero sí deterioran las no-cognitiva, aunque esa literatura tiene problemas. Reseñan también los estudios experimentales como el Abecedarian y el de Perry Preschool, que no eran universales, sino enfocados a los niños provenientes de familias de renta baja. Estos programas sí encontarron mejoras:

A recent view of effects of previous child care exposure on outcomes in adolescence suggest that more hours in child care in general does not affect test scores, but has a negative effect on non-cognitive outcomes, such as impulsivity and risk-taking (Vandell et al., 2010). That study, typical of many in the literature, relies on parental choice of child care mode, raising the question of whether any estimated impacts of child care mode are causal or due to selection by parent type. Similar problems plague the large existing literature in economics on maternal work and child outcomes.
A growing body of evidence comes from the use of experimental and quasi-experimental methods to examine the impacts of child care. Perhaps best known are programs targeted toward at-risk children; for example the experimental variation embedded in the evaluations of the Abecedarian and Perry Preschool interventions. These randomized trials from the 1960s have shown that high quality pre-school targeted to low-income children has substantial positive effects. For example, Heckman et al. (2010) estimate a statistically significant annual return of between 7 and 10 percent for the Perry Preschool intervention. Carneiro and Heckman (2003) summarize the evidence from these programs as improving motivation and social skills, while reducing crime and related behavior. Importantly for our work, Heckman et al. (2013) argue that the non-cognitive improvements were pivotal to the long-run impact on participant outcomes.

Recalcan que este artículo es de un programa universal, no uno dirigido como los que acabamos de citar:

Unlike the experimental evaluations of model programs, our paper focuses on a universal program that services a more economically and socially diverse group of children. In contrast to the literature on programs targeting at-risk children, the evidence on broader programs is mixed (see Baker 2011 and Cascio 2015 for recent overviews). In addition to the previous studies of the Quebec program, which are documented below, there have been evaluations of programs in Denmark, Norway, Spain and Germany.

[…] As with the European studies, the recent
American evidence mostly fits the pattern that the positive impact of universal programs is concentrated in more at-risk children.

[…] To summarize, the literature on child care and preschool seems to indicate that high-quality interventions for low-income populations deliver both short and long-run benefits. But broader child care expansions do not appear to provide short-term benefits, with mixed evidence on long-term effects.

A continuación presentan el programa de Quebec

Introduced in September 1997, the goal of the Quebec child care policy was to provide regulated child care places to all children aged 0-4 in the province at a price of $5 per day, with the rest of the cost covered by government subsidy. This program raised child care subsidies to almost 80 percent on average in the province, which can be compared to subsidies of roughly one-third in the other provinces.4 Children were eligible for the program whether or not their parents worked.

Junto al subsidio, también se intentó mejorar la calidad del personal cuidador:

The introduction of the program was accompanied by some important reforms of the structure of child care provision. Formal qualifications for caregivers were raised and operational regulations were modified. The government also introduced new wage policies in the sector to make employment more attractive

En el apartado de estudio empírico, mencionan algunos índices a medir: ansiedad, agresión, hiperactividad, o comportamiento prosocial, así como habilidades cognitivas a través de tests estandarizados. En el caso de adolescentes, tomaron también medidas de criminalidad.

En las habilidades cognitivas, no obtuvieron una variación apreciable.

The inference for science and reading scores is a more consistent story of no impact of the Quebec program. Overall there is no strong evidence in these estimates that the Quebec Family Plan had a lasting impact on children’s cognitive development.

En las no-cognitivas, replican estudios anteriores sobre el impacto del programa:

Taken together, the negative impact of the Quebec program on the non-cognitive outcomes of young children appears to persist and grow as they reach school ages.

Y como aportación nueva, añaden los efectos del programa en los niños y en los adolescentes que ya pasaron por el programa:

[…] Overall, these results give strong indications of a worsening of both health and life satisfaction among those older youths exposed to the Quebec child care program.

[…] The estimates are generally consistent with the graphical evidence: exposure to the Quebec program leads to higher rates of crime. Looking first at all crime counts, the estimates from the simple difference-in-differences specification indicate increases in both the rates of accused and convictions that is statistically significant.

[…] The impact of exposure to the Quebec program is largest for other criminal code convictions; the estimates from the richest specification show an increase in accusations of these crimes of 321 per 100,000 children, or nearly 19 percent of the mean, and for convictions for these crimes of 310 per 100,000, or about 28 percent of the mean. The estimated impacts on property crimes are almost as large. Consistently smaller are the estimated impacts on crimes against persons, at 11 percent of the mean for both accusations and convictions. Finally, the impact for drug crimes is 7.5 percent of the mean for accusations but over 17 percent of the mean for convictions.

El empeoramiento no fue similar para niños y niñas. Ellos tuvieron mayores incrementos de agresividad, y ellas, mayores caídas de prosocialidad.

We see much stronger impacts on hyperactivity and aggression for boys, even relative to their higher standard deviations. For example, the negative impact on Aggression is primarily for boys, and the estimate in this case is one third of a standard deviation. For girls the strongest effect is on prosocial behavior, which worsens by 22 percent of a standard deviation. The larger impacts for boys on aggression in particular suggest that there may be gender differences in the impact of the program on criminal activity later in life.
Indeed, that is what we see in the gender splits in crime rates in Table 7. The estimates indicate larger absolute impacts on the crime rates for boys, particularly for other criminal code violations and drugs.20 Therefore, the gender differences in the impacts of the Quebec program on crime rates line up with the gender differences in the impact of the program on non-cognitive development.

Concluyen:

[…] Indeed, our evidence is consistent with such symmetry. We find that the Quebec policy had a lasting negative impact on the non-cognitive skills of exposed children, but no consistent impact on their cognitive skills. At older ages, program exposure is associated with worsened health and life satisfaction, and increased rates of criminal activity. Increases in aggression and hyperactivity are concentrated in boys, as is the rise in the crime rates.

In evaluating the implications of our results for the universal option, the key question for policy-makers is whether the evidence of negative impacts are particular to the Quebec program, or whether the lessons apply more broadly to other such expansions in child care. Our findings for young children clearly contrast with those of the Perry, Abecedarian, and Head Start studies. These latter programs both provide higher quality care and are targeted at less advantaged children. An important outstanding question is whether universally provided child care can have widespread positive impacts on non-cognitive development, which our results together with evidence such as Heckman et al. (2013) suggest should lead to long run positive outcomes.

La última parte parece contradecir al propio estudio, que demuestra que un programa universal es perjudicial para los niños, pero leyendo bien dice que lo que ellos y otros han probado es que hay una relación positiva entre habilidades no-cognitivas y condiciones de vida. En este artículo prueban que la relación es simétrica, cosa que estaba poco estudiada.

La cuestión es: ¿Por qué unos programas funcionan y otros no? En el artículo no se aborda esta cuestión, pero podemos elucubrar una hipótesis: Dado que los programas que funcionan bien son los enfocados a los niños desfavorecidos, y los programas universales no dan resultados claros, es posible que una guardería sea mejor que el cuidado de los padres del niño en el primer caso, pero que sea peor que el de los padres del primero.

~ Nira ~

Anuncios

Estado, democracia, redistribución y los más desaventajados (bleeding heart libertarianism*)

El Estado es esa gran ficción a través de la cual todo el mundo trata de vivir a expensas de todo el mundo.

BASTIATEl Estado, Journal des Débats 1848.

Libertarian-leade-2

Introducción

Durante el siglo XX, el socialismo fue la mayor alternativa al capitalismo. Las diversas alternativas que se han aplicado (notando la controversia alrededor de si realmente fueron socialistas o no) varían desde el socialismo democrático en Gran Bretaña hasta socialismos autoritarios como la Unión Soviética y la China. Todos ellos fracasaron y, con la excepción de Cuba y Corea del Norte, han sido reemplazados. La única “reciente” deriva al socialismo fue la de Venezuela (el llamado socialismo del siglo XXI), la cual no presenta un buen balance1 y, actualmente, se encuentra en graves problemas económicos. Todos estos casos mencionados se alejan mucho de algunas intenciones de muchos socialistas (y de mejorar las condiciones de aquellos más desaventajados) y han terminado de manera muy diferente a otros experimentos a pequeña escala como los kibutz.

 El colapso de los casos anteriormente mencionados no ha impedido que haya una importante demanda de justicia social y equidad. Para conseguir esos objetivos se reclama una mayor regulación e imposición sobre la gran cantidad de riqueza que ha generado el capitalismo** por parte del Estado, para posteriormente ser redistribuida. En los países capitalistas democráticos los ciudadanos pueden tener cierta influencia sobre el nivel de impuestos y redistribución. La mayoría de países desarrollados son economías mixtas e incorporan un Estado del bienestar, especialmente extenso en Europa occidental, que ha representado la alternativa al capitalismo de libre mercado. Es importante ver cómo opera en la práctica esa redistribución.

La Director’s Law y sus explicaciones

Según modelos en la línea de Meltzer y Richard (1981), bajo ciertos supuestos, una mayor desigualdad debería llevar a que aquellos que tienen mayor poder político (que en su modelo es el votante medio) voten a favor de mayores niveles de impuestos y redistribución, para mitigar parte de un aumento de la desigualdad. Al ser mayor la diferencia entre los ingresos del votante medio y los de los ricos, el votante medio tiene un mayor beneficio potencial de la redistribución. Una mayor democratización también debería llevar a una mayor redistribución ya que aquellos con menor renta tendrán más que decir. Como aquellos de menos rentas pasan a ganar poder político (comparado con situaciones menos democráticas), los ingresos del votante medio deberían disminuir inicialmente (disminuyen porque la distribución de votantes incorpora gente más pobre, no porque a éstos se les extraigan rentas) y esto debería llevar a una mayor redistribución. Todo esto debería paliar la desigualdad o generar mayor igualdad. Un problema de estos modelos es que la evidencia sobre el efecto de la democratización sobre la desigualdad es mixto y, parece que al final, la democratización no tiene un efecto robusto sobre la desigualdad, Acemoglu et al (2013).

Otro tipo de teorías que no se basan tanto en el votante medio se encuentran en modelos de política, “pork barrel”, que modelizan las políticas redistributivas como resultado de la competencia electoral entre diferentes candidatos/partidos políticos y rechazan premisas de democracia directa inherentes en los modelos de votante medio. Estas teorías llegan a conclusiones iguales o muy similares a la Director’s Law. La Director’s Law fue una ley sobre el gasto público que propuso Aaron Director y fue formalizada en Stigler (1970). El gobierno tiene poderes coactivos, que le permiten actuar (en especial apoderarse de recursos) para conseguir cosas que no podría conseguir a través del acuerdo voluntario de cada uno de los miembros de la sociedad. La porción o grupo de la sociedad que pueda controlar la maquinaria del Estado puede usarla para mejorar su propio bienestar, en especial, a través de redistribuirse hacia sí mismo recursos ajenos. Bajo ciertas condiciones, el grupo dominante en las democracias modernas de los países desarrollados va a ser la clase media. Director’s Law predice que incrementos en indicadores de desigualdad de renta llevan a mayor tamaño del Estado en beneficio de la clase media, Borcherding y Lee (2004).

Otra formulación con conclusiones similares (beneficiarios de clase media), mucho más sencilla pero algo diferente, se puede encontrar en Nozick (1974) [al final del capítulo 8] de recomendada lectura, que captura perfectamente la lógica de Lindbeck y Weibull (1987). Lindbeck y Weibull desarrollan un modelo donde dos partidos políticos (izquierda y derecha) compiten por el gobierno, pero, al contrario de lo que ocurre en los modelos tradicionales de votante medio, los agentes tienen predisposición ideológica en vez de preocuparse sólo por el consumo privado. En este tipo de modelos los grupos de votantes toman más importancia. Lindbeck y Weibull encuentran equilibrios (en los que las clases bajas tienen algo de sesgo pro izquierda y ricos pro derecha)  donde el beneficiario de la redistribución es la clase media ya que para convencer a clases bajas se necesita un nivel de impuestos y redistribución mayor que para convencer la clase media. Esto deja la clase media en una posición pivotal (decisiva).

Dixit y Londregan (1998), siguiendo la línea de Lindbeck y Weibull, proponen un modelo donde los votantes y partidos políticos difieren en sus preferencias por el consumo personal y aversión a la desigualdad de renta. Llegan a la conclusión que la clase media debería poder influenciar los programas de los partidos en su favor. El razonamiento es similar al anteriormente presentado y, adicionalmente, la clase media es de los grupos más numerosos en la mayoría de países avanzados, resultando en políticas que favorecen a la clase media a expensas de los ricos y pobres. La predicción teórica de un sesgo redistributivo a favor de la clase media sobrevive aún con premisas más relajadas. La Director’s Law se sostiene bajo información asimétrica, Dhami (2003), donde los votantes no saben con completa seguridad las preferencias redistributivas de los partidos/candidatos y el compromiso de los partidos con su programa. Los candidatos y plataforma de cada partido surgen de negociar un compromiso entre una facción moderada y otra altamente ideológica. Los moderados intentan ganar contra los ideólogos proponiendo aún más políticas centristas. En este modelo un incremento de la desigualdad tiene un efecto ambiguo sobre la redistribución. Finalmente, Carbonell-Nicolau (2009) formula un modelo dinámico donde se da la Director’s Law. El modelo de Carbonell-Nicolau consiste en que cada candidato puede revelar sus intenciones gradualmente en cada ronda del juego (situación estratégica formalizada). A causa de esto, las preferencias de los candidatos para la redistribución son ambiguas e irán mostrándolas a lo largo del tiempo, cosa que les da flexibilidad para reaccionar estratégicamente a los posicionamientos de otros candidatos. Esto lleva que a medida que el tiempo avanza, los candidatos/partidos dan señales de que los costes de la redistribución van a recaer en los grupos menos numerosos y el grupo más numeroso en la mayoría de países avanzados es la clase media (Director’s Law). La Director’s Law no implica que tampoco haya otros grupos de presión minoritarios, al contrario, estos se tenderán a colar por las rendijas.

Stigler ya notó que para demostrar la Director’s Law harían falta estudios empíricos exhaustivos sobre la carga económica de los impuestos, cargas no impositivas y beneficios por grupos de renta. Stigler ponía todo tipo de ejemplos de políticas (política agraria, salarios mínimos, subsidios universitarios, seguridad social, vivienda pública, instituciones exentas de impuestos y gasto social) cuyos mecanismos tienden a funcionar para beneficiar a las clases medias a expensas del resto.

Desafortunadamente, durante mucho tiempo no hubo estudios empíricos de la Director’s Law, pero recientemente ya existen una serie de estudios que intentan corroborar si se da la Director’s Law. En un estudio de Pamp y Mohl (2010) se dedican a analizar datos de panel de 22 países de la OCDE en el período 1971-2005 y encuentran fuerte evidencia a favor de la Director’s Law. Los incrementos en la desigualdad de renta implican mayor redistribución (del 20% más rico y más pobre de la distribución de renta) hacia la clase media. También, Feld et al, encuentran razones para pensar que en Europa continental y UK se puede dar la Director’s Law, pero incluso mencionan que su estudio fácilmente infraestimar la posibilidad de que se dé la Director’s Law, ya que sólo consideran resultados empíricos basados en las distribuciones de ingresos y redistribuciones que sólo consideran instrumentos monetarios. Los componentes del gasto no monetarios, como servicios y beneficios/transferencias en especie, que son la clave del argumento de Stigler (1970), no se tienen en cuenta.

En Acemoglu et al (2013), un articulo muy exhaustivo de los efectos de la democracia y la democratización sobre la redistribución y la desigualdad, encuentran evidencia que es consistente con la Director’s Law. Las clases empoderadas por la democracia parece que, en ciertos casos, utilizan ese poder para redistribuir de pobres y ricos hacia ellos mismos. En especial cuando la clase media (en agregado) es relativamente más rica comparado con las altas y bajas, cosa que se tenderá a dar más en países desarrollados por lo numerosa que tiende a ser la clase media en esos países. Sorprendentemente, en China también se encuentra evidencia de la Director’s Law, Xu y Zou (2000). Cabe notar que países escandinavos como Suecia, ya experimentaron grandes reducciones en la desigualdad y exhibe bajos grados de desigualdad antes de las reformas que establecieron un gran Estado del Bienestar en los 50, (Gärtner et al, 2012)  y puede que estos países escandinavos exhiben ahora bajos grados de desigualdad (aunque no todos en todas las métricas2) ya que pueden aprovecharse de la mayor innovación que genera un capitalismo más desigual y dinámico, Acemoglu (2012). Pero incluso así, Feld et al ya notan que Europa es especialmente vulnerable a la Director’s Law, un caso específico de esto se puede encontrar en Zoutman et al (2015). En este artículo, que no en vano lleva por título “Redistributive Politics and the Tyranny of the Middle Class” haciendo eco de la tiranía de la mayoría de ya nos alertaba Mill en “Sobre la Libertad“, los autores notan que en los Países Bajos, los partidos políticos deben presentar detalladamente a la CPB Netherlands Bureau for Economic Policy Analysis sus propuestas para el tax-benefit system (deducciones, exclusiones o créditos fiscales) en cada elección nacional. Esto permitió a los investigadores estimar las preferencias reveladas de los partidos políticos. Lo que encuentran es que todos los partidos dan un mayor peso social a los pobres que a los ricos y que los partidos de izquierdas generalmente dan un mayor peso social a los pobres y menor peso social a los ricos que los partidos políticos de derechas. Lo que también encuentran es que la importancia del bienestar social delos ricos en todos los partidos es negativo, los partidos quieren exprimirlos y en cambio dan mucho peso al bienestar social de los pobres con trabajo y clases medias. Según los autores esto hace que la redistribución de renta favorezca la clase media a expensas de ricos y pobres. Estas preferencias encajan muy bien con la Director’s Law.

Más políticas perjudiciales para los más desaventajados.

 Una vez visto lo expuesto, uno debería ser mucho más escéptico con la capacidad del Estado para contribuir positivamente al bienestar de los más desaventajados (dejando de lado la no irrelevante dignificación de proveerse a uno mismo de su sustento). Con el comportamiento del Estado descrito aquí (y según la Director’s Law, algo intrínseco a muchas de las democracias actuales, uno debería ver parte importante de las acciones del Estado como un obstáculo hacia la prosperidad de los más desaventajados.

Cabe notar que no hemos incluido otras políticas perjudiciales para los más desaventajados (que algunas también benefician a las clases medias) como puede ser el salario mínimo, una regulación laboral que dificulta que éstos encuentren trabajo [Ver Neumark y Wascher (2007). Neumark y Salas (2013) para una crítica a estudios recientes que argumentan, contrariamente a la evidencia mayoritaria, que el salario mínimo no destruye empleo o tiene efectos positivos sobre el empleo.] Se trata de todo otro tipo de regulaciones laborales que, en el caso de España, durante la última crisis, han forzado a muchas empresas a capear la crisis con despidos a mansalva dada la poca flexibilización salarial, (Cuadrado et al, 2011) y hacen que España tenga un modelo de mercado de trabajo insider-outsider, Bentolila et al (2012), que perjudica a aquellos más jóvenes y menos formados. Esto contribuye de forma importante a la tasa de paro estructural española, que está por las nubes3. Otra regulación perjudicial para los más desaventajados son las licencias profesionales, que les impiden practicar todo tipo de profesiones y algunas que requieren escasa formación como taxista, peluquero, etc, (Morris y Krueger, 2009). A esa lista podemos añadir la prohibición sobre las drogas4. Otra barrera son las restricciones migratorias, una política altamente ineficiente, Clemens (2011) e injusta, Huemer (2010) y seguramente es la mayor traba que tienen los más desaventajados a la hora de mejorar su nivel de vida ya que las grandes diferencias de renta se dan entre países, la premium de ciudadanía es enorme .5 Justamente, si debemos escoger entre que el Estado dé amplios servicios y bienes subsidiados a la población y la libre inmigración, deberíamos escoger esta última, si realmente nos importan los más desaventajados y aunque se puedan crear medidas para evitar este tradeoff, simplemente va a ser a costa de reconocer ciertos derechos a los nacionales pero a los inmigrantes no. Si no se los reconocemos, ya que representaría una obligación más allá de lo exigible (por la gran carga que representa) para aquellos que costeasen estos derechos, puede que aquellos que por razones arbitrarias hayan nacido dentro de un marco geográfico tampoco los tienen. Parece que la posición filosóficamente coherente (que no pragmática) sería: Estado pequeño y libertad migratoria.

La justificación del Estado hipertrofiado basada en la protección y mejora de las condiciones de los más desaventajados se tambalea como un castillo de naipes mal construido.

¿Crecimiento o Igualdad?

Si no se hubiera dado una disminución en la tasa de crecimiento de la productividad en EE.UU en el 73 (después del primer shock del petròleo, que también se dió en la gran mayoría de países industrializados), la familia mediana tendría 30.000$ adicionales, pero, si en vez de esto, no hubiera aumentado la desigualdad, la família mediana solo tendría 9000$ adicionales6. La creación de riqueza debe ser el objetivo para mejorar los estándares de vida, incluso de aquellos más desaventajados, en vez de la política de quitar y dar. En este sentido, no es nada sorprendente la siguiente cita de Robert Lucas: “Once you start thinking about economic growth, it’s hard to think about anything else”. La libertad económica es de suma importancia para el crecimiento, Hall et al (2014), y parece que tiene un impacto positivo sobre el bienestar subjetivo, en especial en países en vías de desarrollo, donde se encuentran los más desaventajados del mundo, Gehring (2013) y Kešeljević (2015). De hecho, la globalización, que ha representado un importante aumento en la libertad comercial y de capitales a nivel mundial (aunque desgraciadamente no de personas), ha disminuido de forma importante la pobreza y ha hecho disminuir la desigualdad a nivel global, Xavier Sala-i-Martín (2006), Pikovsty et al (2014).

Cuestiones éticas de la intervención

Sin cuestionar la legitimidad de los medios que utiliza el Estado para conseguir sus fines, como hacen Nozick (1974), Huemer (2012) y Huemer (forthcoming) o considerar alternativas liberales y/o voluntarias a la intervención estatal para la provisión de asistencia social, como Shapiro (2007), Pennington (2011) o Rallo (2014), (y Easterly [2014] para un posición no intervencionista en cuestiones de política de desarrollo para países del tercer mundo) que no tienen nada que envidiar a otras alternativas y sería interesante explorar en un futuro, el mercado es una vía excelente para ayudar aquellos más desaventajados. Incluso con todo esto, apostaría a que que he dejado de mencionar otros tipos de intervenciones estatales perjudiciales para los más desaventajados. Hace falta no olvidar que sólo en aquellos países con políticas de corte capitalista (de más o menos libre mercado), las masas han salido de la miseria y condiciones de vida paupérrimas.

Uno tampoco debería delegar sus obligaciones morales al Estado, esperando que este haga lo que uno debería hacer por uno mismo (aunque este las acate). Es una mala forma de reconfortarse y tener la conciencia tranquila. Actuar por uno mismo (ver “http://www.givewell.org/” para un análisis de la efectividad de diversas organizaciones caritativas, que puede ayudar a uno a mejorar la eficacia de sus donaciones) es lo correcto, lo que uno debe hacer.

*Para todos aquellos que no sepan que es el bleeding heart libertarianism: http://bleedingheartlibertarians.com/about-us/

**Entendido como un sistema econòmico donde se permite la propiedad privada de los medios de producción, no necesariamente siempre capitalismo de libre mercado, aunque este tiene ventajas sobre otras formas de capitalismo más intervencionistas ya que evita algunos de los problemas aquí mencionados.

NOTAS

1. Nada Es Gratis – El (Horrible) Crecimiento Económico de Venezuela por Jesús Fernández Villaverde
http://nadaesgratis.es/fernandez-villaverde/el-horrible-crecimiento-economico-de-venezuela

2. Sweden has lots of wealth inequality- Marginal Revolution Blog
http://marginalrevolution.com/marginalrevolution/2014/05/wealth-inequality-in-sweden.html

3. Nada Es Gratis – La tasa de paro estructural… ¿o desestructurada? por Samuel Bentolila
http://nadaesgratis.es/bentolila/la-tasa-de-paro-estructural-o-desestructurada

4. EconLog – Answering Paul Krugman’s Challenge on Inequality por Paul Henderson
http://econlog.econlib.org/archives/2015/02/answering_paul.htm

5. Income inequality and citizenship: Quantifying the link. Branko Milanovic
http://voxeu.org/article/income-inequality-and-citizenship

6. What matters more–the productivity slowdown or the inequality increase? Greg Mankiw Blog
http://gregmankiw.blogspot.com.es/2015/02/what-matters-more-productivity-slowdown.html

BIBLIOGRAFÍA

Acemoglu, Daron, et al. Democracy, redistribution and inequality. No. w19746. National Bureau of Economic Research, 2013.
URL = <http://18.7.29.232/bitstream/handle/1721.1/84473/Acemoglu13-24.pdf?sequence=1>

Acemoglu, Daron, James A. Robinson, and Thierry Verdier. Can’t We All Be More Like Scandinavians? Asymmetric growth and institutions in an interdependent world. No. w18441. National Bureau of Economic Research, 2012.
URL = <http://18.7.29.232/bitstream/handle/1721.1/72557/Acemoglu12-22.pdf?sequence=1>
Vertambién:http://whynationsfail.com/blog/2012/10/4/economic-research-vs-the-blogosphere.html

Bentolila, Samuel, Juan J. Dolado, and Juan F. Jimeno. “Reforming an insider-outsider labor market: the Spanish experience.” IZA Journal of European Labor Studies 1.1 (2012): 1-29.
URL = <http://ftp.iza.org/dp6186.pdf>

Borcherding, Thomas E., and Dong Lee. “The growth of the relative size of government.” The Encyclopedia of Public Choice. Springer US, 2004. 597-602. URL = <http://www.claremontmckenna.edu/rdschool/papers/2002-05.pdf>

Carbonell-Nicolau, Oriol. “A positive theory of income taxation.” The BE Journal of Theoretical Economics 9.1 (2009).
URL = <http://www.econstor.eu/bitstream/10419/31290/1/568265793.pdf>

Clemens, Michael A. “Economics and emigration: Trillion-dollar bills on the sidewalk?.” The Journal of Economic Perspectives (2011): 83-106. URL = <http://pubs.aeaweb.org/doi/pdfplus/10.1257/jep.25.3.83>

Cuadrado, Pilar, Pablo Hernández de Cos, and Mario Izquierdo. “El ajuste de los salarios frente a las perturbaciones en España.” Boletín económico-Banco de España 2 (2011): 43-56.
URL = <http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/BoletinEconomico/11/Feb/Fich/be1102.pdf>

Dixit, Avinash, and John Londregan. “Ideology, tactics, and efficiency in redistributive politics.” Quarterly Journal of Economics (1998): 497-529.
URL<http://219.219.114.96/cufe/upload_files/other/4_20140526042905_16_Ideology,%20Tactics,%20and%20Efficiency%20in%20Redistributive%20Politics.pdf>

Dhami, Sanjit. “The political economy of redistribution under asymmetric information.” Journal of Public Economics 87.9 (2003): 2069-2103. URL = <https://www.le.ac.uk/economics/sd106/PE.pdf>

Easterly, William. The Tyranny of Experts. New York: Basic Civitas Books, 2014.

Feld, LARS P., and Jan Schnellenbach. Still a director’s law? On the political economy of income redistribution. IREF mimeo, 2007.
URL=<http://www.researchgate.net/profile/Lars_Feld/publication/228785579_Still_a_Director’s_Law_On_the_Political_Economy_of_Income_Redistribution/links/0deec53203e701804c000000.pdf>

Gärtner, Svenja, and Svante Prado. “Inequality, trust and the welfare state: the Scandinavian model in the Swedish mirror.” Department of Economic History, University of Gothenburg, http://ekonomisk-historia. handels. gu. se/digitalAssets/1389/1389332_g–rtner_prado-2012-hs. pdf (2012).

Gehring, Kai. “Who benefits from economic freedom? Unraveling the effect of economic freedom on subjective well-being.” World Development 50 (2013): 74-90.
URL = <http://www.uni-heidelberg.de/md/awi/forschung/dp531.pdf>

Huemer, Michael. “Is there a right to immigrate?.” Social theory and practice(2010): 429-461.
URL = <http://spot.colorado.edu/~huemer/immigration.htm>

Hall, Joshua C., and Robert A. Lawson. “Economic freedom of the world: an accounting of the literature.” Contemporary Economic Policy 32.1 (2014): 1-19.
URL = <http://www.cfe.org/aFiles/efw/%EA%B2%BD%EC%A0%9C%EC%9E%90%EC%9C%A0%EC%A7%80%EC%88%98%EB%85%BC%EB%AC%B8%EB%8C%80%ED%9A%8C_economic%20freedom%20of%20the%20world.pdf>

Huemer, Michael. The problem of political authority: An examination of the right to coerce and the duty to obey. Palgrave Macmillan, 2012.

Huemer, Michael. “Is Wealth Redistribution a Rights Violation?.” forthcoming
URL = <http://philpapers.org/archive/HUEIWR.pdf>

Kleiner, Morris M., and Alan B. Krueger. Analyzing the extent and influence of occupational licensing on the labor market. No. w14979. National Bureau of Economic Research, 2009.
URL = <http://www.hhh.umn.edu/people/mkleiner/pdf/Final.occ.licensing.JOLE.pdf>

Kešeljević, Aleskandar. “Institutional Origins of Subjective Well-Being: Estimating the Effects of Economic Freedom on National Happiness.” Journal of Happiness Studies: 1-54.
URL = <http://link.springer.com/article/10.1007/s10902-015-9616-x>

Lindbeck, Assar, and Jörgen W. Weibull. “Balanced-budget redistribution as the outcome of political competition.” Public choice 52.3 (1987): 273-297. URL = <http://pzp.hhs.se/media/2357/balanced-budget_redistribution.pdf>

Meltzer, Allan H., and Scott F. Richard. “A rational theory of the size of government.” The Journal of Political Economy (1981): 914-927. URL = <http://repository.cmu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1749&context=tepper>

Neumark, David, and William Wascher. Minimum wages and employment: A review of evidence from the new minimum wage research. No. w12663. National Bureau of Economic Research, 2006.
URL = <http://www.econstor.eu/bitstream/10419/34012/1/543453804.pdf>

Neumark, David, JM Ian Salas, and William Wascher. “Revisiting the Minimum Wage—Employment Debate: Throwing Out the Baby with the Bathwater?.”Industrial & Labor Relations Review 67.3 suppl (2014): 608-648.
URL = <http://www.econstor.eu/bitstream/10419/69384/1/73549827X.pdf>

Nozick, Robert, and Rolando Tamayo. Anarquía, Estado y utopía. Vol. 56. Medellín: Fondo de Cultura Económica, 1988.
URL = <https://bibliolibertaria.org/files/129-robert-nozick-anarquia-estado-y-utopia.pdf>

Pamp, Oliver, and Philipp Mohl. Soaking the Rich and the Poor?–An Empirical Investigation of Director’s Law. mimeo, Center for Social Policy Research, University of Bremen, 2010.
URL=<http://www.researchgate.net/profile/Philipp_Mohl/publication/253800653_Soaking_the_Rich_and_the_Poor_-_An_Empirical_Investigation_of_Director’s_Law/links/00b49534ea79541060000000.pdf>

Pennington, Mark. “Robust political economy: Classical liberalism and the future of public policy.” (2011): 57.

Pinkovskiy, Maxim, and Xavier Sala-i-Martin. Lights, Camera,… Income!: Estimating Poverty Using National Accounts, Survey Means, and Lights. No. w19831. National Bureau of Economic Research, 2014.
URL = <http://m.newyorkfed.org/research/staff_reports/sr669.pdf>

Rallo, Juan Ramón. Una revolución liberal para España. Deusto, 2014.

Shapiro, Daniel. Is the welfare state justified?. New York: Cambridge University Press, 2007.

Stigler, George J. “Director’s law of public income redistribution.” Journal of Law and Economics (1970): 1-10.
URL = <http://the-idea-shop.com/papers/directors_law.pdf>

Sala-i-Martin, Xavier. “The world distribution of income: falling poverty and… convergence, period.” The Quarterly Journal of Economics (2006): 351-397.
URL = <http://www.columbia.edu/~xs23/papers/pdfs/qjec.2006.121.2.pdf>

Xu, Lixin Colin, and Heng-fu Zou. “Explaining the changes of income distribution in China.” China Economic Review 11.2 (2000): 149-170.
URL = <http://siteresources.worldbank.org/DEC/Resources/Explaining_the_Changes_of_Income_Distribution_in_China.pdf>

Zoutman, Floris, Bas Jacobs, and Egbert LW Jongen. “Redistributive Politics and the Tyranny of the Middle Class.” (2015).
URL = <http://people.few.eur.nl/bjacobs/SWW.pdf>