20 Aniversario de la Declaración de Independencia del Ciberespacio

Kenneth Knowlton, Statue of Liberty and Lazarus’ Poem” 1986


 

Se me ha pasado por 4 días, mecachis.

El 8 de Febrero de 1996, John Perry Barlow, ciberlibertario (crypto?) y fundador de la EFF, presentó un texto en Davos llamado “Declaración de Independencia del Ciberespacio”. Este texto fue una respuesta a la aprobación en 1996 de la Telecommunications Act en los Estados Unidos. Se trata de un texto de orientación libertario-anarquista, que reniega de cualquier tipo de autoridad Estatal sobre el ciberespacio, siendo este soberano. Es…

“…un mundo en el que todos pueden entrar, sin privilegios o prejuicios debidos a la raza, el poder económico, la fuerza militar, o el lugar de nacimiento.

Estamos creando un mundo donde cualquiera, en cualquier sitio, puede expresar sus creencias, sin importar lo singulares que sean, sin miedo a ser coaccionado al silencio o el conformismo.

¿Pero realmente ha terminado así? ¿Es deseable que sea así? Les dejo a los lectores el plantear respuesta a estas preguntas.

Inglés: https://www.eff.org/cyberspace-independence

Castellano: http://biblioweb.sindominio.net/telematica/manif_barlow.html

Català: http://dmi.uib.es/~valverde/declara.html

Aquí pueden ver un vídeo donde John Perry Barlow lee la declaración:

~Ethon~

Undercover Lacau in the Chinese Comunist Party / Lacau encubierto en el Partido Comunista Chino

China


ENGLISH VERSION    |    VERSIÓN EN CASTELLANO 


English version

One of the most important concepts of Lacau is that of ‘empty signifiers’.

Ernesto Lacau, Marxist of psicoanalític leanings, analized populism like no one before him. One very important concept of his theory is that of the ‘floating signifier’ or ‘empty signifier’, that is nothing more than a word or a concept that has many meanings, thus, it’s overdetermined. It’s somewhat ambiguous that it does not have one meaning, but that the diferent meanings -that represent diferent social struggles- within the same meaning are in constant dispute, fighting to become hegemonic, and thus, to enjoy social acceptance. What is curious about empty signifiers is that they posses unquestionable social legitimacy and there’s a strong positive affection towards them. Thus, this is what it’s political for Lacau, the fight for the hegemony of the meaning within each empty signifier.
https://anarquiademercado.wordpress.com/2015/04/18/desmontando-estrategia-politica-podemos-partei/ (I recomed ou follow this blog)

In China, the meaning of ‘socialism’ has been extremely important in the discourse of the Chinese Communist Party it’s high class members, specially when introducing economic reforms while trying not to be perceived as breaking off with the traditional party ideals or that such reforms were not perceived as treason.

political dissidents often find themselves deemed to be “anti -Party,” or “anti-socialism,” a charge that can end their career, if not their life.

In the book How China Became Capitalist by Ronald Coase and Ning Wang, there are very nice examples of this attempt to change the meaning of a particular empty signifier, in this case socialism or it’s implications and even Marxism. This arises from the need to change policies inhereted from Mao and still remain faithfull to Mao and socialism. All of the quotes in this post are from Coase & Ning’s book.

Hua managed to turn China away from Mao’s radical ideology and preoccupation with class struggle and lead the country to socialist
modernization. But Hua was caught in a political dilemma. On the one hand, Hua and the Chinese government remained committed to socialism and ideologically loyal to Mao. The disappointing performance of socialism and Mao’s deplorable economic record had not totally destroyed the ideological legitimacy of socialism nor broken down the cult of personality around Mao. Even after his death, Mao was still widely respected as a great leader by both the political elites and the common people. Even the arrest of the Gang of Four was legitimizes by their supposed betrayal of Mao, and attributed to Mao’s foresight – he had picked Hua as First Vice Chairman in 1975 rather than Wang Hongwen, a member of the Gang of Four The legitimacy of Hua’s leadership was therefore believed to depend on continued def erence to Mao’s teachings. On the other hand, Hua realized that he could not let some of Mao’s decisions remain un changed, in particular the ongoing Cultural Revolution and Mao’s 1975 decision to depose Deng again for his reluctance to endorse the Cultural Revolution .

Xue Muqiao, a renowned economist and economic advisor to the State Council, published a paper in the People’s Daily on July 20th, 1979 that urged the government to permit self -employment. This strategy had been used effectively, immediately after the founding of the People’s Republic of China, to tackle the problem of unemployment that many cities faced in 1949–1950. As a loyal Party member, Xue was committed to socialism and the collective economy; but as an economist, Xue knew what practical measures would be effective. The mounting employment pressure and the risk of large scale social unrest forced the Chinese government to implement Xue’s suggestion. On September 29th, 1979, at a meeting held to celebrate the thirtieth anniversary of the People’s Republic, Head of the State Ye Jianying called for the recognition of the “individual economy (getijingji)”; this was a euphemism for private economy. Three months later, the first officially registered “individual economy” made its appearance in Wenzhou on November 30th, 1979. The flood gates were now open for a revival of private economy in urban China. What Mao had condemned as the antithesis of socialism was officially welcomed back as the “appendix to and complement of socialism .”

By 1984, when The Third Plenum of the Twelfth Central Committee was held in Beijing, the Chinese government had come to accept the goal of reform as building a “commercial economy with plan,” that is, a market economy in disguise. This was a landmark event in the history of the Chinese economic reform. It consolidated the marginal revolutions that had swept Chin a since Mao’ s death and officially recognized the legitimacy of the private sector under socialism. Socialist modernization – strengthening the state sector – ended its role as the leitmotif of reform. In its place, “building socialism with Chinese characteristics,” first proposed by Deng in 1982, was officially embraced by Zhao Ziyang, then General Secretary of the Party, in 1987 at the  Thirteen the National Congress of the Party. This new unifying ideology wholeheartedly welcomed the market mechanism and, to a less degree, the private sector. The former would gradually overshadow and ultimately replace central planning; the latter would come to be treated more equally with the state sector. No one could
possibly have foreseen such a sea-change in the Chinese economy as occurred in the first decade of reform.

Chen was called back to run the economy after the disastrous Great Leap Forward, but fell out of favor again soon after. He returned to office only after the Third Plenum of the Eleventh Central Committee. His vision of socialism as “the planned economy as primary, market adjustments as auxiliary” was to serve as the guiding light of the Chinese economic reform until the mid-1980s. Chen’s rationale for incorporating the market and the private sector into socialism was pragmatic: the central plan could not be designed in so complete manner as to cover every detail of the economy. […] As a result, Chen’s adage, “the planned economy as primary, market adjustments as auxiliary,” became the government’s official position in 1982.

At the beginning, the leaders were united in wanting to make China a “powerful, modern, socialist country” (1978). It did not take long for them to revise their mission to put in place “socialism with Chinese characteristics” (1982) and “a commerce economy with plan” (1984), before finally embracing “a socialist market economy with Chinese characteristics” (1992). In this process, Shenzen was caught in a constant struggle to reconcile itself the the continually shifting Party line.

Deng reiterated a theory he had long cherished:

The proportion of planning to market forces is not the essential difference between socialism and capitalism. A planned economy is not equivalent to socialism, because there is planning under capitalism too; a market economy is not capitalism, because there are markets under socialism too. Planning and market forces are both means of controlling economic activity. The essence of socialism is liberation and development of the productive forces, elimination of exploitation and polarization, and the ultimate achievement of prosperity for all. This concept must be made clear to the people. Are securities and the stock market good or bad? Do they entail any dangers? Are they peculiar to capitalism? Can socialism make use of them? We allow people to reserve their judgement, but we must try these things out. If, after one or two years of experimentation, they prove feasible, we can expand them. Otherwise, we can put a stop to them and be done with it. We can stop them all at once or gradually, totally or partially. What is there to be afraid of? So long as we keep this attitude, everything will be alright, and we shall not make any major mistakes. In short, if we want socialism to achieve superiority over capitalism, we should not hesitate to draw on the achievements of all cultures and to learn from other countries, including the developed capitalist countries, all advanced methods of operation and techniques of management that reflect the laws governing modern socialized production.

Deng went far beyond the familiar boundary of market socialism. There was no ism, no dogma of any kind to defend in Deng’s view of socialism. Socialism was, rather, an open system that should “draw on the achievements of all cultures and learn from other countries, including the developed capitalist countries.” Socialism was no longer exclusively identified with collective ownership and central planning. Rather, “the essence of socialism” was “the ultimate achievement of prosperity for all.” At a time when the Chinese leadership was anxious to preserve socialism and ward off capitalism, Deng simply set aside a meaningless and distracting ideological debate and focused on the practicalities of moving the Chinese economy forward.

The seeming contradiction between a continuing political commitment to socialism on the one hand, and market reform on the other, had confused many Chinese leaders and ordinary people, particularly those who remained loyal to orthodox Marxism. For generations of Party members who had grown up knowing nothing else but the doctrines of socialism, the market reform must have profoundly challenged their political beliefs and created some confusion. If Deng wanted to succeed in “keeping clear heads”, he also had to fight a battle of ideas.

In Zhuhai, Deng warend the local leaders in plain language that what threatened Chinese socialism most was not the “Right tendencies,” but the “Left tendencies.” This was a radical departure from the views held dear by Chinese leaders that capitalism (or the “Right” in Chinese political terminology) was the number one enemy of socialism. As a devoted Party member, Deng never abandoned his political belief in Marxism. Yet he creatively redefined Marxism to make it not only compatible with China’s market reform, but an indispensable epistemic requirement: “In studying Marxism-Leninism we must grasp the essence and learn what we need to know. Weighty tomes are for a small number of specialist; how can the masses read them? It is formalistic and impracticable to require that everyone read such works. It was from the Comunist Manifesto and The ABC of Comunism that I learned the rudiments of Marxism. Recently, some foreigners said that Marxism can not be defeated. That is so not because there are so many big books, but because Marxism is the irrefutable truth. The essence of Marxism is seeking truth from facts. That’s what we should advocate, not bookworship. The reform and the open policy have been successful not because we relied on books, but because we relied on practice and sought truth from facts It was the peasants who invented the household contract responsibility system with remuneration linked to output. Many of the good ideas in rural reform came from people at the grassroots. We processed them and raised them to the level of guidelines for the whole country. Practice is the sole criterion for testing truth. I haven’t read too many books, but there is one thing I believe in: Chairman Mao’s principle of seeking truth from facts. That is the principle we relied on when we were fighting wars, and continue to rely on it in construction and reform. We have advocated Marxism in our lives. Actually, Marxism is not abtruse. It is a plain thing, a very plain truth.”

The most extraordinary feature of Chinese economic reform is perhaps that the Chinese Communist Party has survived, and in deed thrived, over the three decades of market transformation. It clearly attests to the organizational flexibility and adaptability of the Party in the aftermath of a failed social experiment – not its own invincibility or the superiority of socialism itself. But what is even more extraordinary is that a reform intended to save socialism has inadvertently turned China into a market economy. The Trojan horse in this astonishing tale ins the Chinese teaching “seeking truth from facts,” which Deng Xiaoping mistakenly called “the essence of Marxism.” When China became a gigantic economic laboratory, the forces of competition were able fo work their magic. In an experimental process of discovery, resources were directed to their most profitable utilization,, institutional arrangements and organizational structures emerged to facilitate collective learning. Tinkering with Mao’s legacy on the ground, China, step by step, not without side steps or retrogressive movements, found itself transformed into a market economy after thirty years of reforms which had been intended to save socialism.


 

Versión en castellano

Uno de los conceptos más importantes de Lacau es el de los ‘significados flotantes’.

Ernesto Laclau, marxista de orientación psicoanalítica, analizó el populismo como nadie antes lo había hecho. Un concepto importantísimo de su teoría es el de significante flotante o significante vacío, que no es más que una palabra o concepto que tiene muchos significados, por lo tanto, que está sobredeterminado. Es algo ambiguo, que no tiene un significado único sino que los distintos significados -que representan las diferentes demandas sociales- dentro del mismo significante están en disputa continua luchando por convertirse en hegemónicos, y por lo tanto, de gozo de aceptación social. Lo curioso de estos significantes flotantes es que poseen una legitimidad social incuestionable y un fuerte afecto positivo asociado a ellos. Así que, eso es lo político para Laclau, la lucha por la hegemonía de los significados dentro de cada significante flotante.
https://anarquiademercado.wordpress.com/2015/04/18/desmontando-estrategia-politica-podemos-partei/ (recomiendo seguir este blog)

En China, el significado de ‘socialismo‘ ha sido extremadamente importante en el discurso del Partido Comunista Chino y sus miembros de alto rango, especialmente al introducir reformas económicas intentando a su vez de no ser percibidos como que uno rompe con los ideales tradicionales del partido o que esas reformas no fueran percibidas como una traición.

los “disidentes” políticos comúnmente se encontraban acusados de ser “antiPartido”  o “antisocialismo”, una acusación que podía arruinar sus carreras profesionales, e incluso su vida.

En el libro How China Became Capitalist por Ronald Coase Ning Wang, hay muy buenos ejemplos de un significado flotante en particular, en este caso es socialismo o sus implicaciones, incluso Marxismo. Esto emerge de la necesidad de cambiar las políticas heredadas de Mao y a su vez mantenerse fiel a Mao y al socialismo. Todas las citas en este post son del libro de Coase & Ning (traducidas).

Hua consiguió hacer virar a China lejos de la ideología radical de Mao y de la preocupación con la guerra de clases que llevó al país a la modernización socialista. Pero Hua, se encontraba con un dilema político. Por un lado, Hua y el gobierno Chino querían seguir fieles al socialismo y ideológicamente leales a Mao. El rendimiento decepcionante del socialismo y el deplorable historial de Mao no destruyeron completamente la legitimidad ideológica del socialismo ni rompieron el culto de personalidad alrededor de Mao. Incluso después de su muerte, Mao era ampliamente respetado como un gran líder tanto por las élites políticas como por el pueblo. Incluso, el arresto de la Banda de los Cuatro fue legitimada por su supuesta traición a Mao, y atribuida a la precaución de Mao – escogió a Hua como Primer Vicepresidente en 1975 en vez de a Wang Hongweng, un miembro de la Banda de los Cuatro. La legitimidad del liderazgo de Hua era, por tanto, dependiente en una continua deferencia a las enseñanzas de Mao. Por otro lado, Hua se dio cuenta que no podría mantener algunas decisiones que tomó Mao, en particular la Revolución Cultural y la decisión de Mao en 1975 de destituir a Deng por su reticencia a dar soporte a la Revolución Cultural.

Xue Muqiao, un economista de renombre y asesor económico al Consejo de Estado, publicó un artículo en el People’s Daily (un periódico chino de gran tirada) el 20 de Julio de 1979 donde urgía al gobierno que permitiera el autoempleo. Esta estrategia fue efectivamente usada, inmediatamente después de fundar la República Popular China, para abordar el problema del desempleo al que se enfrentaron muchas ciudades en 1949-50. Como un miembro leal al Partido, Xue estaba comprometido con el socialismo y la economía colectiva; pero como economista, Xue sabía qué medidas prácticas sería efectivas. El creciente desempleo y el riesgo de malestar social a gran escala forzó al gobierno Chino a implementar la sugerencia de Xue. El 29 de Septiembre de 1979, en una reunión para celebrar el treinta aniversario de la República Popular, el Jefe de Estado Ye Jianying llamó al reconocimiento de ‘la economía individual (getijingji)”; esto era un eufemismo para la economía privada. Tres meses después, la primera “economía individual” registrada apareció en Wenzhou el 30 de Noviembre de 1979. Las compuertas se hallaban abiertas para el renacimiento de la economía privada en la China urbana. Lo que Mao condenó como la antítesis del socialismo era oficialmente recibido como el “apéndice de y complemento al socialismo.”

Para 1984, cuando el Tercer Pleno del Veintavo Comité Central se celebró en Beijing, el gobierno Chino había acabado aceptando como objetivo de al reforma construir una “economía comercial con un plan,” esto es, una economía de mercado encubierta. Esto era un hito en la historia de la reforma económica de China. Consolidaba las revoluciones marginales que habían barrido China desde la muerte de Mao y el reconocimiento oficial de la legitimidad del sector privado bajo el socialismo. La modernización socialista – fortalecer el sector estatal – dejó de ser el leitmotiv de las reformas. En su lugar, “construir el socialismo con características Chinas,” fue propuesto por primera vez por Dang en 1982, y fue oficialmente abrazado por Zhao Ziyang, por entonces el Secretario General del Partido, en 1987 durante el Treceavo Congreso Nacional del Partido. Esta nueva y unificadora ideología daba la bienvenida con entusiasmo al mecanismo de mercado y, en menor grado, al sector privado. El primero sería gradualmente eclipsado y en última instancia reemplazaría la planificación central; el último tendría un trato más igual con el sector estatal. Nadie podía haber precedido este cambio radical en la economía China tal y como ocurrió en la primera década de las reformas.

Después del Gran Salto Chen fue llamado a dirigir la economía, pero poco después cayó en desgracia. Retornó a la oficina después del Tercer Plano del Onceavo Comité Central. Su visión del socialismo como “la economía planificada como principal, ajustes por el mercado como auxiliario” serviría como la estrella de guía durante las reformas económicas de China hasta medianos de los 80. La justificación de Chen para incorporar el mercado y el sector privado en el socialismo era pragmático: el plan central no podría ser diseñado de forma tan precisa como para cubrir cada detalle de la economía. [… ] Como resultado, el lema de Chen, “la economía planificada como principal, ajustes por el mercado como auxiliario,” pasó a ser la posición oficial del gobierno en 1982.

En sus inicios, los líderes estaban unidos en querer hacer China un “país socialista poderoso y moderno” (1978). No tomó demasiado que revisaran su misión para poner en su lugar “socialismo con características Chinas” (1982) y “una economía comercial con plan” (1984), antes de abrazar “una economía socialista de mercado con características Chinas” (1992). En este proceso, Shenzen se encontró en una lucha constante para reconciliarse a si mismo con la cambiante línea del Partido.

Deng reiteró una teoría que había mantenido durante tiempo:

La proporción de las fuerzas de planificación a las de mercado no es la diferencia esencial entre el socialismo y el capitalismo. Una economía planificada no es equivalente al socialismo, ya que también hay planificación bajo el capitalismo; una economía de mercado no es capitalismo, ya que también hay mercados bajo el socialismo. Las fuerzas de planificación y de mercado, ambas son métodos de control de la actividad económica. La esencia del socialismo es la liberación y desarrollo de las fuerzas productivas, la eliminación de la explotación y polarización, y última instancia, la prosperidad para todos. Este concepto debe quedar claro para el pueblo. ¿Los valores y la bolsa son buenos o malos? ¿Implican peligros? ¿Son peculiares al capitalismo? ¿Puede el socialismo hacer uso de ellos? Debemos permitir que la gente mantenga su juicio sobre ellas, pero debemos probar estas cosas. Si, después de un o dos años de experimentación, se prueban factibles, podemos expandirlas. Alternativamente, podemos poner punto y final al ellas. Podemos pararlas todas de repente o gradualmente, totalmente o parcialmente. ¿De qué tenemos de estar asustados? Mientras mantengamos esta actitud, todo irá bien, y no tendremos por qué cometer grandes errores. En resumen, si queremos que el socialismo logre su superioridad sobre el capitalismo, no deberíamos dudar en aprender de los logros de todas las culturas y de otros países, incluyendo los países capitalistas desarrollados, todos los métodos de operación y técnicas de administración que reflejan las leyes que gobiernan la producción socializada moderna.

Deng fue mucho más allá de la frontera del socialismo de mercado. No había ismo, ho había dogma de ningún tipo a defender según la visión de Deng del socialismo. El socialismo era, más bien, un sistema abierto que debería “aprender de los logros de todas las culturas y de otros países, incluyendo los países capitalistas desarrollados”. El socialismo ya no se identificaba exclusivamente con la propiedad colectiva y la planificación central. Más bien, “la esencia del socialismo” era “en última instancia, la prosperidad para todos.” Durante el tiempo en el que el liderazgo Chino estaba ansioso para preservar el socialismo y protegerse del capitalismo, Deng dejó de lado un debate ideológico sin significado y que distrae, y se centro en las factibilidad de tirar a China adelante.

La aparente contradicción entre el constante compromiso político al socialismo por un lado, y la reforma de mercado por otro, confundió a muchos líderes Chinos y al pueblo, particularmente a aquellos que permanecían leales al Marxismo ortodoxo. Durante generaciones los miembros del Partido crecieron sabiendo nada más que las doctrinas del socialismo, la reforma de mercado desafió sus creencias políticas y creó algo de confusión. Si Deng quería ser exitoso en “mantener sus manos limpias”, también tenía que luchar en la batalla de las ideas.

En Zhuhai, Dengo alertó a los líderes locales en simple lenguaje que lo que amenazaba al socialismo Chino no eran las “tendencias derechistas” sino las “tendencias izquierdistas”. Esto era una ruptura radical con la visión que mantenían los líderes chinos de que el capitalismo (o la “derecha” en terminología política China) era el enemigo número uno del socialismo. Como un dedicado miembro del Partido, Deng nunca abandonó su creencia política en el Marxismo. Aún así, redefinió de forma creativa el Marxismo para hacerlo no solo compatible con la reforma de mercado de China, sino como un requerimiento epistemológico indispensable: “En estudiar el Marxismo-Leninismo debemos comprender la esencia y aprender que necesitamos conocer. Los tratados son para un pequeño número de especialistas; ¿cómo pueden las masas leerlos? Es formalista e impracticable requerir a todo el mundo que lea estas obras. Era del Manifiesto Comunista y del El ABC del Comunismo que he aprendido las primeras nociones del Marxismo. Recientemente algunos extranjeros han dicho que el Marxismo no puede ser derrotado. Esto no es por qué haya muchos tratados, pero por qué el Marxismo es una verdad irrefutable. La esencia del Marxismo es la de encontrar la verdad en los hechos. Esto es lo que deberíamos defender, no la adoración de unos libros. La reforma y la política abierta han sido exitosa no por qué nos hemos basado i en los libros, pero por qué nos hemos basado en la práctica y hemos encontrado la verdad en hechos. Fueron los campesinos que inventaron el sistema del contrato de responsabilidad del hogar con la remuneración atada a la producción. Muchas de las buenas ideas en la reforma rural provinieron de aquellos en las bases. Los procesamos y los elevamos al nivel de guías a seguir para todo el país. La práctica es el único criterio para poner a prueba la verdad. No he leído demasiados libros, pero hay una cosa en la que creo: el criterio de distinguir la verdad en los hechos del presidente Mao. Hemos defendido el Marxismo en nuestras vidas. De hecho, el Marxismo no es abstruso. Es algo muy sencillo, una sencilla verdad. 

La característica más extraordinaria de la reforma económica de China puede que sea que el Partido Comunista Chino haya sobrevivido, y de hecho prosperado, durante más de tres décadas de transformación de mercado. Claramente da fe de la flexibilidad organizativa y adaptabilidad del Partido en la estela de un experimento social que fracasó – no su propia invencibilidad o la superioridad del socialismo en sí. Pero lo que es aún más extraordinario es que la reforma que intentó salvar el socialismo involuntariamente ha transformado a China en una economía de mercado. El caballo de Troya en esta asombrosa historia es la enseñanza China de “encontrar la verdad en los hechos,” que Deng Xiaoping incorrectamente llamó “la esencia del Marxismo.” Cuando China se convirtió en un gigante laboratorio, las fuerzas de la competencia fueron capaces de hacer su magia. En un proceso experimental de descubrimiento, los recursos eran dirigidos a su utilización más provechosa, emergieron arreglos institucionales y estructuras organizativas para facilitar el aprendizaje colectivo. Enmendando el legado de Mao, China, paso a paso, no sin esquivas o pasos hacia atrás, se vio transformada en una economía de mercado después de treinta años de reformas cuya intención era salvar el socialismo.

Brace yourselves, Huemer is coming (II)

Tenemos la gran suerte de que Juan Ramón Rallo, economista y liberal, decidiò empezar una série de videos resumiendo la primera parte del libro “El problema de la autoridad política“, del filósofo Michael Huemer. Hoy ha sacado el segundo vídeo.

Aquellos que sigan este blog, sabrán que uno de los proyectos abiertos que tenemos es la traducción de este mismo libro que Rallo resume en sus vídeos, así que estos videos resultan un material complementario excelente. La traducción de la parte de libro que corresponde al primer vídeo de Rallo puede encontrarse aquí.

Para este vídeo, recomendaría con creces que el lector se lea primero el texto original, ya que en algunas partes del vídeo encuentro carencias o falta de mayor exposición de ciertas ideas, pero también encuentro formas novedosas de presentar otras de ideas del libro. Pondría énfasis en leer la crítica de que el Estado respete a la primera condición para el consentimiento explícito, que se puede encontrar en la Sección 2.5.1. ya que la “circularidad” del argumento que menciona Rallo, es realmente la de un argumento usado como respuesta a la crítica a la legitimidad del derecho de propiedad del territorio nacional por parte del Estado (el Estado es propietario del territorio ya que ha hecho una ley que así lo dice) y no algo que aplique en general al ‘si no te gusta vete‘. Lo bueno del vídeo es que podemos encontrar ideas interesantes sobre la cuarta condición de los acuerdos válidos que presenta Huemer, la de la ausencia de obligación mútua. Rallo se pregunta si el Estado realmente puede tener alguna obligación hacia el ciudadano. Si el Estado reclama autoridad (suprema), cosa que le permite decidir si cumple o no sus obligaciones a su antojo, entonces, ¿qué obligación realmente tiene? De esta forma, Rallo intenta generalizar una crítica (no esencial en la tesis) que Huemer solo aplica a EE.UU,  basándose en ciertos casos judiciales que podrían tomarse como que el Estado anuncia que reniega de sus “obligaciones”.

Brace yourselves, Huemer is coming (I)

7drHiqr.gif

Tenemos la gran suerte de que Juan Ramón Rallo, economista y liberal, ha decidido empezar una série de videos resumiendo la primera parte del libro “El problema de la autoridad política“, del filósofo Michael Huemer.

Aquellos que sigan este blog, sabrán que uno de los proyectos abiertos que tenemos es la traducción de este mismo libro que Rallo resume en sus vídeos, así que estos videos resultan un material complementario excelente. La traducción de la parte de libro que corresponde al primer vídeo de Rallo puede encontrarse aquí.

Una Perspectiva Crítica sobre el Financiamiento Público de los Grados Universitarios

Resumen

En este texto analizo críticamente las diferentes categorías de argumentos favorables al financiamiento público de los grados universitarios y encuentro que no pueden justificar el alto nivel de subsidios del que gozan hoy en día. A parte de analizar las grandes categorías de argumentos a favor de los subsidios, presento argumentos adicionales en contra de las subvenciones. Finalmente expongo un método de financiamiento que no requiere de un alto nivel de subsidios pero intenta preservar o no empeorar la equidad en el acceso a la universidad. Durante todo el escrito, menos en un inciso final, supondremos que solo se modifica sobre quién recaen los costes de financiamiento de los grados en la universidad pública, hay otras ventajas de modificar quien y como se da esta formación que no trataremos aquí.



Índice

1. Situación Actual

2. Eficiencia

2.1 Externalidades positivas

2.2 Externalidades negativas

3. Igualdad y equidad

4. Financiamiento

5. Derechos y obligaciones

6. Conclusiones


1. Situación Actual

Como es comúnmente conocido, a mayor nivel de formación, menor paro.1 En España, con datos del 2012, el informe Panorama de la educación INFORME ESPAÑOL 2014, muestra que aquellos que tienen una formación superior a la segunda etapa de la educación secundaria y postsecundaria no terciaria, un 66% esta ocupado y un 22% esta en el paro. En cambio, aquellos que poseen formación terciaria, un 77% esa ocupado y un 14% al paro. Aún con estos datos hace falta considerar que nos encontramos en la parte baja del ciclo económico, en 2005, aquellos con estudios terciarios, solo un 6,1% se encontraba en el paro. El nivel formativo del individuo, no solo condiciona sus opciones de encontrar trabajo,2 sino que también condiciona su nivel salarial y calidad del puesto de trabajo. Normalizando a 100 los ingresos de los trabajadores con formación secundaria, encontramos que los trabajadores con formación terciaria tienen un índice salarial de 141, con datos del 2011. En España, encontramos un VAN público de la educación terciaria de 28.735$ mientras que el VAN privado de uno con estudios superiores llega a 120.546$, esto nos indica que la formación terciaria es una inversión altamente provechosa.

Aunque el mercado laboral en España tenga un montón de problemas, es difícil justificar las subvenciones a grados universitarios a causa de esto, ya que sus grandes problemas provienen de la legislación vigente, que es fuente de una gran dualidad laboral.3 España es un referente en cuanto a un mercado laboral insider-outsider y su liberalización sería una posible cura a sus problemas, aunque también hay otras propuestas, como el contrato único o la flexiseguridad, para solucionar estos males.4

Actualmente, en un intento de contribuir a la estabilidad presupuestaria, el Real Decreto-Lley 14/2012 establece que los estudiantes de grado tienen que cubrir el precio de la matrícula y las tasas, entre un 15% y un 25% del coste de los estudios, en el caso de primera matrícula en estudios de grado y máster (público).5 Como podemos ver, actualmente los estudiantes que cursan un grado están lejos de pagar la totalidad del coste de su formación, aunque hay estimaciones alternativas6 que fijan la aportación de los estudiantes y familias sobre el gasto total en las universidades públicas catalanas justo por encima del 25%. El precio por crédito a las universidades catalanas adaptados al Espacio Europeo de Educación Superior dependen del grado de coeficiente de estructura docente. 25,27€/crédito para el coeficiente de estructura docente A, 35,77€/crédito si es B y 39,55€/crédito si es C.7

El precio de un año de 60 créditos ECTS de primera matriculación puede costar entre 1.516 y 2.372€, aunque pueden ser bastante más bajos dependiendo del grupo de renda en el que uno se encuentre.8

2. Eficiencia 

2.1 Externalidades positivas

Las razones de eficiencia o desde la economía del bienestar sobre las cuales se basan las justificaciones para los subsidios universitarios, en gran parte, recaen sobre la existencia de externalidades positivas. Antes de entrar a analizar este tipo de argumento, debemos introducir algunas aclaraciones para evitar algunas posibles confusiones. Que la formación universitaria tenga retornos sociales no justifica su subvención, desde la perspectiva normativa de la economía del bienestar, invertir en nueva maquinaria también tiene retornos sociales. Si invertir 1€ en una nueva máquina, genera en un futuro un retorno de 1’8€ está claro que tiene retornos sociales, d’1,8€ por euro invertido ya que su propietario, el fabricante, el operario de la máquina o el comprador del producto final forman parte de la sociedad. Esto, pero, no es razón para subvencionar cada proyecto que nos pasa por delante de las narices. Un claro ejemplo de este error es la “evidencia” que se presenta [donde ni siquiera diferencian entre la inversión y retorno en la universidades publicas catalanas y entre el gasto y retorno de un grado universitario] en Els estudis universitaris són una inversió privada o social? (¿Los estudios universitarios son una inversión privada o social?) del apartado de Preguntes més freqüents (Preguntas más frecuentes) del informe del Observatori del Sistema Universitari: Quant paga l’estudiant? Preus i taxes de matrícula universitària a Catalunya, a Espanya i al món9 (¿Cuanto paga el estudiante? Precios y tasas de matrícula universitaria en Cataluña, España y al mundo); donde se menciona la “estimación” de un “retorno” social y no una externalidad:

(original en catalán)
Paga la pena veure les dades i els resultats del recent informe Impactes de les universitats públiques catalanes en la societat, de l’ACUP (Associació Catalana d’Universitats Públiques). […]  l’estudi afirma que les universitats públiques són elements clau per a la innovació i el progrés econòmic ja que l’activitat econòmica que generen les universitats públiques catalanes significa un 0,6% del PIB de Catalunya i això vol dir que cada euro invertit a les universitats públiques catalanes suposa un retorn de 1,8 euros a la societat.

(traducido de Google Translator)
Vale la pena ver los datos y los resultados del reciente informe Impactos de las universidades públicas catalanas en la sociedad, de la ACUP (Asociación Catalana de Universidades Públicas). […] El estudio afirma que las universidades públicas son elementos clave para la innovación y el progreso económico ya que la actividad económica que generan las universidades públicas catalanas significa un 0,6% del PIB de Cataluña y esto significa que cada euro invertido en las universidades públicas catalanas supone un retorno de 1,8 euros a la sociedad.

Una externalidad positiva es un efecto secundario o consecuencia que afecta a un/os tercero/s positivamente sin que se vea reflejado en los costes o precios de los bienes o servicios involucrados en generar este efecto. A causa de esto, el precio del bien o servicio, que puede no incorporar ese efecto secundario beneficioso, podría llevar a una producción inferior a la socialmente óptima10 Todo y existir una externalidad, se requiere de condiciones adicionales para la infraprovisión. Las externalidades deben ser tecnológicas, no pecuniarias, estas ultimas, por si mismas no son fuente de ineficiencia ya que se dan a través del sistema de precios.11 Un ejemplo de una externalidad pecuniaria seria un aumento del precio del zumo de naranja a causa de que, de golpe, se hace una bebida muy popular lo que aumenta su demandada. Este aumento del precio del zumo de naranja afecta negativamente a los previos consumidores del zumo (ahora deben pagar más para conseguir zumo) pero en cambio afecta positivamente a los ofertantes del zumo.

Entremos ahora a considerar solo externalidades no pecuniarias. Una mayor formación puede que contribuya a un mayor compromiso cívico llevando a una sociedad más estable y democrática. Una mayor formación puede instigar en los individuos valores que son socialmente beneficiosos y aumentar los beneficios de trabajar en actividades no ilícitas, llevando a una menor criminalidad. El problema con el último argumento es que el análisis económico del crimen también sugiere que la conducta criminal es racional 12 de forma que la educación también puede producir criminales más competentes. Parece que este tipo de argumento es plausible para etapas de formación básicas 13 pero no tanto para la formación avanzada como lo pueden ser los estudios universitarios. Lochner, utilizando datos de EE.UU., estiman que a un incremento de un año en el nivel medio de escolarización está asociado con un aumento del crimen de guante blanco en un 11% (cuidado, error estándar 7,3%, no estadisticamente significativo, tampoco he encontrado más estudios que investigen esto).14

Respecto a la participación política tenemos la siguiente cita de Milton Friedman:

Una sociedad estable y democrática es imposible sin un mínimo grado de alfabetismo y conocimiento por parte de la mayoría de ciudadanos y una amplia aceptación de un conjunto común de valores, […] En consecuencia, los beneficios de la educación de un niño no solo beneficia al niño, sino a otros miembros de la sociedad.

Es evidente que la formación universitaria va más allá de un mínimo grado de alfabetismo y conocimiento, pero aún así, puede ayudar a los votantes a formarse una mejor opinión. A priori, el efecto no está claro, puede ser que reduzca el número de personas que votan a causa de que a mayor formación los individuos se dan cuenta que expresar su opinión a través del voto tiene una probabilidad irrisoria de influenciar las políticas que se implementan (que su voto sea pivotal). Aún y haber una extensa literatura sobre la relación positiva entre la educación y votar,15 una frecuente crítica de este tipo de estudios es que no pueden controlar por el hecho de que la formación y el civismo se determinan simultáneamente. Puede ser que las familias que promueven la educación de sus hijos también lo hagan con respecto a su actividad política. Aún con esto, hay algunos estudios que corrigiendo por este sesgo llegan a conclusiones similares, a mayor formación incrementa la participación democrática.16 El principal problema con esta externalidad es que contiene una premisa escondida y es que un aumento de la actividad política es socialmente beneficiosa. Mezclar participación política con un mayor compromiso cívico es problemático, ya que asume que los valores y habilidades que se les enseña a los estudiantes son deseables y beneficiosos para terceros. David Friedman se da cuenta17 que esta visión asume que todos los votantes tienen los mismos intereses, y por lo tanto, formar a un individuo va a beneficiar al resto, pero es fácilmente observable que las preferencias de los votantes difieren ampliamente. Si a mayor formación aumenta la propensión de votar rentas para uno a expensas de otros, es muy difícil justiciar que los subsidios a la formación universitaria son socialmente beneficiosos bajo el argumento de mayor civismo o participación política ya que se trata de rent seeking, un juego que como mucho (siendo caritativos) es de suma cero. También se deberá tener en cuenta de que será una externalidad negativa para aquellos que no tengas las mismas preferencias que las que les son impuestas a través del sistema político. Con todo esto, la forma más plausible que puede tomar esta externalidad es que mayor formación está correlacionada con un menor analfabetismo económico, un aspecto muy importante a la hora de llevar a cabo políticas publicas beneficiosas para la sociedad. Pero por suerte o por desgracia, una vez se corrige por el coeficiente intelectual, gran parte de este efecto desaparece,18 sugiriendo que en el caso de que haya una externalidad, esta es débil a causa de un sesgo de habilidad previa de los que cursan esa formación.

Otro argumento que cae dentro de la categoría de las externalidades positivas asociadas a mayor formación, en general, es el crecimiento económico. Hanushek19 resume este argumento:

Si una Fuerza de trabajo altamente cualificada permite la introducción de completamente nuevos tipos de tecnología o que sean introducidas más temprano en el ciclo de desarrollo, una expansión de la formación de un individuo puede afectar a otros trabajadores en la economía. O, si unas mejores habilidades de los mejores estudiantes llevan a una mayor invención y desarrollo de nuevas tecnologías, se pueden dar efectos indirectos beneficiosos para terceros de la inversión en educación.

Estos efectos beneficiosos sobre terceros supuestamente crean una justificación para la intervención gubernamental cuando una persona no puede ser compensada por estos efectos positivos que genera. Un problema con el argumento es que es extremadamente limitado, no por razones de la magnitud de la extrernalidad, si no por la formación que abarca ya que no todos los estudios universitarios permiten la introducción de completamente nuevos tipos de tecnología o que sean introducidos más temprano en el ciclo de desarrollo, algunos estudios no equipan al estudiante con habilidad alguna que le permita introducir nuevas tecnologías. Grados en los que con un alto grado de seguridad podemos afirmar que no se da directamente esta externalidad positiva pueden ser grados relacionados con las lenguas, traducción y interpretación, filosofía, derecho, magisterio, historia, arte, economía y musicología entre otros. Este argumento nos daría razones para pensar que la mayoría de externalidades que provienen de la introducción de nuevas tecnologías se darían en ingenierías como informática, telecomunicaciones, mecánica, también en grados como física, biología y matemáticas. Aún con esto, los estudiantes que terminan introduciendo estas innovaciones conforman una parte minúscula del alumnado, siendo por ende mucho más razonable subvencionar la investigación en vez de la formación universitaria, bajo este tipo de argumento. Tampoco cabe confundir las externalidades de la universidad con las externalidades de la formación universitaria. La universidad lleva a cabo muchas más tareas que la de formar a estudiantes, lleva a cabo investigación, que puede tener muchas externalidades. Estimar las externalidades de la universidad y atribuirlas a la formación universitaria sería un importante error.

La evidencia empírica sugiere que puede haber externalidades moderadas del capital humano. En el estudio Human Capital Externalities: A Sectoral-Regional Application for Spain20 de Lorenzo Serrano se identifican externalidades de dos puntos de retorno al capital humano fuera de las empresas individuales, cosa que no puede justificar la gran cantidad de subsidios que recibe la formación universitaria. Para un análisis sobre la educación en general y el desarrollo económico, ver aquí.

Aún con las características identificadas, la existencia de externalidades tecnológicas no siempre implica inficiencia. Si las externalidades son inframarginales, no hay justificación para un subsidio, no son Pareto relevantes.21 Un indicio de la existencia de estas externalidades es el hecho que hay individuos que posteriormente continúan su formación (masters, doctorados, etc) con un nivel mucho menor o nulo de subsidios, cosa que nos puede indicar que también cursarían los estudios universitarios en ausencia de subsidio, (si hay detornos decrecientes). El retorno medio en la OCDE de la higher education es del 11.6%, según recoge una revisión de la literatura del 2004,22 y en el mismo articulo podemos encontrar una estimación del retorno social de la higher education del 13.5% para España, que proviene de un trabajo del 98. Esto puede hacer que salga a cuenta formarse aunque existan esas externalidades ya que la decisión es discreta, realmente no se escogen entre un continuo de nivel de formación universitaria, como si se pudiera escoger solo hacer un 50% de la inversión y recibir esa parte proporcional del retorno, ya que la prima educativa de aquellos que abandonan la universidad sin haber terminado sus estudios es muy muy baja, como para que no salga a cuenta hacerlo.

Un hecho que no encaja demasiado bien con el argumento de las externalidades positivas es el alto grado de sobrecualificación de los trabajadores españoles, un buen indicador del despilfarro en gasto educativo que actualmente se provee, ya que implica que este capital humano es malbaratado, no que efectivamente genere externalidades positivas. En España, la tasa de sobrecualificación ronda el 40% para el periodo 1996-2011 de forma que este fenómeno no es debido únicamente a causa de la última crisis económica, sino que es una característica estructural del mercado laboral español.23 Para terminar esta sección, la literatura, en general intenta estimar las externalidades generalmente utiliza ecuaciones mincerianas,24 pero tenemos modelos de externaliades pecuniarias, que postulan relaciones similares a estas ecuaciones,25 de forma que estas estimaciones puede incluir externalidades que sean irrelevantes a la hora de diseñar políticas publicas. Finalmente para el caso de EE.UU, la literatura no identifica externalidades demasiado relevantes de la educación.26

2.2 Externalidades negativas

En economía, podemos distinguir entre dos grandes ramas dentro de la economía de la educación. La primera sería la teoría del capital humano, la llamada escuela de Columbia-Chicago27 de la cual Gary S. Becker y Jacob Mincer son sus principales exponentes. De forma muy resumida, esta primera escuela ve la formación como una inversión que te hace más productivo y por lo tanto aumenta les rentas que quién lleva a cabo esta inversión (y puede que de terceros a través de externalidades) con éxito. La segunda rama proviene de los avances en la teoría de la información imperfecta de los 60 y 70, siendo Akerlof, Arrow, Stiglitz o Spencer sus principales exponentes. Esta segunda ‘escuela’ se centra en la información imperfecta en la contratación y observación de la productividad del trabajado y como las acreditaciones que se obtienen a través de la formación mitigan esta imperfección.

Es sorprendente, la cantidad de horas de clase que se dan en una universidad que no tienen relación alguna con los trabajos que uno desempeñará en un futuro (excepto si uno se convierte en un académico). Especialmente estudios como literaturas, magisterio, sociología, economía, derecho matemáticas e incluso en ingenierías, hay una cantidad importante de material teórico que los estudiantes nunca o casi nunca utilizarán en sus futuros puestos de trabajo. Es por esto, que una parte de los estudios no aumenta la productividad, pero que en cambio sirve para enviar señales en el mercado de trabajo sobre la inteligencia, ética de trabajo, conformidad compromiso, etc.28

El hecho que no se hayan desarrollado demasiados mecanismos alternativos29 podría, parcialmente, ser explicado por el alto nivel de subsidios que del que goza la formación en todos sus niveles.

En el mercado de trabajo, la contratación es una inversión de riesgo, el contratante no puede saber la productividad y capacidad del individuo que contrata inmediatamente o la información sobre esto puede que no la obtenga hasta pasado un tiempo. La mayoría de puestos de trabajo requieren una inversión en el trabajador, aportándole habilidades específicas para el trabajo que va a desempeñar, también hay importantes costes asociados a hechar a un trabjador de forma que la contratación puede ser una lotería y con importantes costes asociados. Una manera que tienen los contratantes de discriminar entre mejores y peores trabajadores, es a través de sus estudios. Aquí surge el problema, si todos los trabajadores duplican (o reducen a la mitad)30 su formación y su formación toma únicamente forma de señales en el mercado de trabajo (lo asumimos para simplificar y mostrar el razonamiento, no aumenta el capital humano), no hay forma que los contratantes discriminen en base a la formación y por lo tanto haya un aumento de la productividad a causa de una mejor asignación de los trabajadores a puestos de trabajo (de hecho,  una mejor asignación solo la genera la señalización al margen, la que permite discriminar, el grueso de la señalización no mejora la asignación de los trabajadores), pero en cambio formarse tiene un coste. Para que una persona se beneficie de la formación recibida, su señal tiene que ser mayor que la del resto, de forma que sobresalga del resto de potenciales trabajadores, esto lleva a una carrera armamentística para formarse, es una externalidad posicional, comúnmente llamada “titulitis” donde su límite se ve dado por los costes de formarse si uno es mejor o peor estudiante. Adicionamente, subvencionar la formación universitaria disminuye ese coste y permite que futuros trabajadores se formen más, distorsionando estas señales y llevando a los ‘mejores’ futuros trabajadores a formarse años adicionales para demostrar que son buenos trabajadores, así disminuyendo el retorno medio de formarse. La lógica es la misma que la de ponerse de pie para ver mejor en un campo de fútbol, individualmente es racional levantarse pero colectivamente no. Si todos nos levantamos no vemos mejor pero terminamos con las piernas entumecidas.

Es evidente que sugerir que toda la formación universitaria toma la forma de señales en el mercado de trabajo es absurdo, pero parte de la formación universitaria sí lo hace, de forma que la formación universitaria tiene una parte de externalidad posicional negativa. Esta señalización dificulta medir el retorno social a la formación universitaria31 ya que parte del salario explicado del nivel de formación del individuo constituye una externalidad negativa, que se puede confundir fácilmente con el sesgo de habilidad32

Ahora, vamos a contestar algunas críticas comunes o que puede surgir a primera vista de entender un parte importante de la educación como pura señalización:

  • Los empleadores rápidamente se dan cuenta de la productividad de sus trabajadores.
    • Puede ser cierto, pero primero tienen que contratarlo, se destinan muchos recursos en los departamentos de recursos humanos, en muchos sitios no entran directamente a trabajar, se forma al trabajador y puede ser costoso despedirlo. Sin mencionar el coste de oportunidad respecto a contratar un buen trabajador.
  • Si la formación es puramente señalización, hacemos un examen de aptitud, como ya “se hace” en selectividad y podemos cerrar las universidades.
    • Las señales son mixtas, parte de la formación si que incrementa el capital humano y con un test de aptitud no se puede medir el esfuerzo, compromiso, ética de trabajo conformidad, etc. Si te encuentras alguien con un CI mayor a 150 que no ha conseguido un titulo de educación secundaria, ¿lo contratarías? Lo dudo, esto señala que este individuo puede tener todo de otros problemas o otras áreas que que sí captura la señalización proveniente de la formación universitaria.
  • Aunque no te haga las productivo en tareas particulares, te enseña a aprender o como organizar las ideas de forma coherente y analizarlas.
    • Pues entonces deberíamos ver classes de lógica, analisis críticos, etc. De hecho la literature en psicología encuentra que no parece ser así:33:
      “[T]ransfer is especially important to learning theory and educational practive because very often the kinds of transfer hoped do not occur. The classic investigation of this was conducted by the renowned educational psychologist E. L. Thorndike in the first decades of the 20th century. thorndike examined the proposition that studies of Latin disciplined the mind, preparing people for better performance in other subject matters. Comparing the performance in other academic subjects of students who had taken Latin with those who had not, Thorndike (1923) found no advantage of Latin studies whatsoever. In other experiments, thorndike and Woodworth (1901) sougnt, and generaly failed to find, positive impact of one sort of learning on another…
      Thorndike’s early and troubling findings have reemerged again and again in other investigations… “

Ahora nos podemos preguntar: ¿Qué evidencia hay a favor de este tipo de efecto? ¿Es relevante? Pues en la literatura, una aproximación de esto es el llamado sheepskin effect que es el efecto sobre los salarios de obtener un diploma, la existencia de este efecto tradicionalmente se asocia a la señalización. Resulta que la existencia del sheepskin effect es uno de los fenómenos más robustos en la economía laboral34  aunque hay disputas sobre su magnitud. Gran parte de la literatura utiliza los años de información interpretándolos como que en cierto año se recibe el diploma (en el año X de formación se recibe el titulo de secundaria, en el año Y el del grado, etc). El articulo de Jaeger y Page Degree Matters (Review of Economics and Statistics 1996) muestran que esto es un problema35 y proceden a calcular los retornos a los años de formación con y sin tener en cuenta el efecto de un diploma ya que los datos con los que trabajan les dicen específicamente si el individuo posee un diploma o no. Con la figura 1 del artículo nos podemos hacer una idea de la potencial magnitud del efecto.

sheepskin

Recientemente, Eric A. Hanushek observa que mayor educación universitaria no conlleva mayor desarrollo económico, controlando por variables como habilidades cognitivas (que p.e. en el modelo de señalización no las aumenta, y cosas como el coeficiente intelectual son muy difíciles de modificar, es dudoso que la universidad lo aumente) cosa que encaja con el modelo de señalización.

Otro tipo de evidencia pueden ser los miedos e inseguridades de los individuos, si creen importante conseguir o no un diploma. Parece ser que hay un sueño recurrente y extenso que consiste en no haber conseguido el título universitario por faltar a algún exament,etc36 (tuve alguno de similar) pero no parece ser que muchos tengan “miedo” a olvidar lo que se les enseñó en la universidad. Si te dieran a escoger entre un título de Ingeniería Civil por el MIT versus poder ir a las classes al MIT y tal durante los 4 años de grado (todo pagado) que escogería? Sospecho que el título. Esto muestra su gran importancia, ya que incluso si se tienen altas habilidades, sin título ya nunca se tendrá la oportunidad de llevarlas a la práctica, a que no sea a través del autoempleo.

Dependiendo de la magnitud de la externalidad, algunos podrían llega incluso a recomendar impuestos pigouvianos sobre la formación universitaria! ¿En el caso de que la magnitud de la externalidad fuera tal, pero no se quiera aplicar el impuesto, porqué sí el subsidio si dominan las externalidades positivas? Para una futura defensa mucho más completa de que las externalidades negativas son muy significativas, ver The Case Against Education (forthcoming) de Bryan Caplan.

3. Igualdad y equidad

Tradicionalmente, el alto nivel de subsidios que observamos en la formación de grado pública no se ha justificado en base a criterios de eficiencia de la economía del bienestar (gran parte de la población y políticos desconocen estos argumentos) sino como mecanismo para promocionar la igualdad a  de oportunidades (que se trata también en la siguiente sección) y mejora de la equidad en el acceso a la universidad.37

El problema principal de este tipo de linea argumental es que el agregado de gasto en la formación universitaria es regresivo o como mucho neutral, aumentar la fracción de costes sobre el estudiante puede ser progresivo. ¿Como es? Pues porqué las personas que son, serán  o fueron la principales beneficiarias de esos subsidios son las que fueron a la universidad, se encuentran en la universidad o irán a la universidad. Los no beneficiarios son los que no ha ido a la universidad, no se encuentran en la universidad y no irán a la universidad, justamente individuos que tienden a pertenecer a los grupos de renta más bajos. Es por esto que el gasto universitario tiene un componente regresivo, que dominará si la distribución de estudiantes está suficientemente segada hacia las rentas altas. Incluso aquellos de rentas bajas que hoy asisten a la universidad tienen buenas opciones a terminar perteneciendo a grupos de renta media y alta. Por ahora la evidencia empírica del gasto muestra que era regresivo, desde un punto de vista estático, hasta los principios de los 2000 donde entonces se encuentra que es neutral o ligeramente progresiva.38 En resumen, los subsidios a la formación universitaria son un mal mecanismo para lograr objetivos de redistribución de recursos hacia aquellos que menos tienen.

Aquellos que hoy asisten a la universidad ya están muy preseleccionados ya que han pasado filtros de otras etapas educativas y en estas las características socioeconómicas familiares son un determinante importante, de forma que la matrícula representa una pequeña fracción de los filtros para acceder a la universidad (ver esta nota de página para un ejemplo claro, sino piense, aunque el precio sea bajo, el de clase humilde que va a hacer, ¿ir a la universidad o al salir de la educación obligatoria e ir a trabajar a la SEAT o en el Mercadona para conseguir ingresos?).39 Es por esto que las subvenciones a la formación universitaria tiene un sesgo pro-regresivo.

Estos hechos incluso los reconoce el Observatori del Sistema Universitari que propone kalise para todos en materia de subvenciones a la formación universitaria.40:

(original en catalán)
A l’estudi Financiación y desigualdades en el sistema educativo y de formación profesional de España, els professors d’economia de la Universitat de Barcelona Jorge Calero i Oriol Escardíbul posen de manifest que el quintil de problació de renda més elevada té una taxa d’escolarització a la universitat de prop del 50% (20 punts per sobre de la mitjana), mentre que el primer quintil no arriba al 22%. Així mateix, un altre estudi de la Fundació Jaume Bofill Educació i mobilitat social a Catalunya, realitzat per Xavier Martínez Celorrio i Antoni Marín Saldo, mostra que la desigualtat d’oportunitats en titulacions postobligatòries s’explica pel factor pobresa ja que créixer en una llar de renda baixa limita 14 a 1 les opcions de titular-se.

(traducción de Google Translator)
En el estudio Financiación y Desigualdades en el sistema educativo y de formación profesional de España, los profesores de economía de la Universidad de Barcelona Jorge Calero y Oriol Escardíbul ponen de manifiesto que el quintil de problación de renta más elevada tiene una tasa de escolarización en la universidad de cerca del 50% (20 puntos por encima de la media), mientras que el primer quintil no llega al 22%. Asimismo, otro estudio de la Fundación Jaume Bofill Educación y movilidad social en Cataluña, realizado por Xavier Martínez Celorrio y Antoni Marín Saldo, muestra que la desigualdad de oportunidades en titulaciones postobligatorias se explica por el factor pobreza ya que crecer en un hogar de renta baja limita 14 a 1 las opciones de titularse.

Una posible solución que se plantea desde el Observatori del Sistema Universitari es aumentar la progresividad de los impuestos para contrarrestar esa regresividad. El problema, pero, están en que por mucho que los impuestos se hagan más progresivos ese gasto sigue siendo regresivo (ergo si lo eliminamos o convertimos en algo más neutral, para cualquier estructura impositiva, la progresividad aumenta!). En vez de intentar tapar los agujeros que genera una política pública con otras políticas publicas mejor no llevarlas a cabo en primer lugar! Nadie sugeriría que si subvencionamos la compra de yates deberíamos aumentar la progresividad de los impuestos, sino eliminar al subvención en primer lugar (algunos criticarán la analogía, pero hay estudios que casi en su totalidad son un bien de consumo, y de lujo, no una inversión). Eso sin entrar en considerar los efectos distorsionadores sobre la oferta de trabajo o inversión que generan esos impuestos adicionales, especialmente cambios en el tipo marginal.

Ahora bien, también hay otro efecto a comentar. En las palabras del Dr. Mas-Colell41:

La gratuidad de la enseñanza primaria es, pues, fiscalmente progresiva. No así la gratuidad de la enseñanza superior. Esta beneficia casi exclusivamente a los futuros licenciados, que, en media y como consecuencia de la enseñanza superior misma tendrán en el futuro rentas relativamente altas. Sin embargo, la gratuidad implica que en su financiación participan también los ciudadanos de rentas bajas.

Es decir, incluso si el gasto público en la formación universitaria fuera progresivo desde un punto de vista estático, no desaparece el problema de la regresividad desde un punto de vista dinámico ya que aunque un futuro licenciado provenga de rentas bajas esa inversión que efectúa le va a proporcionar rentas muy altas (respecto al contracfactual de no formarse) en un futuro. En cambio, como bien señala Mas-Colell en el mismo artículo, este efecto no sucede con la educación primaria ya que de esta se benefician todos por igual.

Hasta ahora, con los argumento que hemos analizado y presentado podemos ver que no nos encontramos delante del típico cubo de Okun común en muchas otras cuestiones distributivas, sino que nos encontramos delante de un colador de Okun.

4. Finciamiento

Dado lo que hemos visto, ¿hay alguna forma más eficiente, equitativa y que no atente contra la igualdad de oportunidades de financiar la formación de grado sin una cantidad ingente de subsidios? Afortunadamente sí.

Una forma de financiar la formación de grado, si como hemos visto, esta es una gran inversión que tendrá un alto retorno, es adelantar a aquellos estudiantes que no puede pagar actualmente la universidad parte de sus rentas futuras que obtendrán gracias a esa inversión, es decir, concederle un crédito. Ahora bien, ¿qué tipo de crédito? Pues debería ser como si se tratara de equity. En el retorno a la formación universitaria puede haber una alta variación de este entre estudiantes, el estudiante tiene difícil saber justo cuando empieza sus estudios, cual será exactamente su retorno, hay un alto grado de incertidumbre. De esta forma, con un préstamo que le dé a la universidad derecho sobre un 7% del salario durante los próximos 10 años, por ejemplo, evita que aquellos con mucho éxito paguen una cantidad fija independientemente de sus retornos pero aquellos que no les va muy bien no puedan hacer frente a sus obligaciones, cosa que podría poner en problemas esta forma de financiamiento. Las condiciones del crédito también deberían discriminar, en parte, por el retorno esperado de diferentes carreras y habilidades iniciales del alumno para evitar posibles problemas de selección advera y de distorsionar la toma de decisiones del estudiante hacia cursar carreras que sean más un bien de consumo que una inversión (con algo de cuantía fija entonces).

Para evitar populares mitos sobre la deuda estudiantil de los EE.UU ver: http://www.nytimes.com/2015/09/11/upshot/new-data-gives-clearer-picture-of-student-debt.html También, aquí no vamos a entrar a analizar la evolución de los costes de la formación universitaria en EE.UU que tienen a ver con el incremento del retorno a la formación universitaria, temas de public choice dentro de la universidad con los administradores y personal administrativo, y diversas políticas publicas que se llevan a cabo. Tampoco es que sea relevante para lo que se defiende aquí ya que no se propone modificar la titularidad de la universidad ni muchas otras partes de su funcionamiento, sino sobre quién recae el coste..

And the data suggests that many popular perceptions of student debt are incorrect. The huge run-up in loans and the subsequent spike in defaults have not been driven by $100,000 debts incurred by students at expensive private colleges like N.Y.U.

They are driven by $8,000 loans at for-profit colleges and, to a lesser extent, community colleges. Borrowing for both of these has become far more common in recent years. Mr. Looney and Mr. Yannelis estimate that 75 percent of the increase in default between 2004 and 2011 can be explained by the surge in the number of borrowers at those institutions.

It’s not hard to see why. The traditional borrowers from four-year colleges tend to earn good salaries out of college and pay back their loans, even during the recent years of economic weakness. The typical borrower who left a less selective four-year college in 2010 earned $35,000. For those leaving more selective colleges, the figure was $49,000. Those salaries obviously aren’t lavish, but they’re high enough to let most people meet their initial loan payments — and they tend to lead to bigger salaries in later years.

Borrowers at for-profit and community colleges, by contrast, earn low salaries — a median of about $22,000 for those exiting school in 2010 — and have had difficulty paying their loans.

[…]

The new findings are consistent with earlier data — such as statistics showing that default rates are actually lower among borrowers with large loans than among borrowers with small loans.

También: http://voxeu.org/article/student-loans-and-college-quality-effects-borrowers-and-economy
Con el tipo de crédito descrito, no es necesario hacer ningún down payment de forma que no genera barreras de entrada, al contrario de lo que podría generar, aunque de forma limitada, una matrícula. Y bien, ¿podemos encontrar algún caso real donde se utilice este mecanismo para financiar la universidad? Sí, en Oregón, EE.UU. En una notícia del WSJ42  podemos encontrar una sencilla descripción:

Oregon’s legislature is moving ahead with a plan to enable students to attend state schools with no money down. In return, under one proposal, the students would agree to pay into a special fund 3% of their salaries annually for 24 years.

The plan, called “Pay it Forward, Pay it Back,” would create a fund that students would draw from and eventually pay into—potentially bypassing traditional education lenders and the interest rates they charge. The state would likely borrow for the fund’s seed money, which could exceed $9 billion, but the program’s designers intend it to become self-sustaining.[…]

Under the Oregon plan, students who don’t graduate would still pay a fraction of their incomes into the fund; the amount would depend on how long they were in school.[…]

Using 2010 census data not adjusted for inflation, Mr. Gettel estimates students would pay an average of about $800 back into the program the first year after graduation. As their incomes grow, that would increase to about $2,000 in year 20, by which time they would have paid off the cost of their educations. Over the next four years they would contribute an additional $7,400, which constitutes the pay-it-forward aspect of the program—a sort of finance cost, Mr. Gettel said. Students would pay more or less depending on how much money they earned.

Cabe considerar que será difícil implementar este mecanismo inmediatamente a causa del alto nivel de gasto inicial que requiere, pero siempre se puede hacer de forma gradual o convirtiendo los créditos en títulos que pueden ser emitidos en el mercado de capitales para financiar el gasto en formación presente.

A parte de este tipo de financiamiento que propongo aquí, hay otro tipo de financiamiento similar que han propuesto autores preocupados por las mismas cuestiones que mencionamos en las secciones anteriores.43

Se han propuesto (1) mayores impuestos progresivos o (2) impuestos más elevados para aquellos que poseen un grado universitario.

(1) creo que no es deseable ya que implica que aquellos que también han llegado a los mismos tramos de renda que el universitario, sin que el Estado les haya proporcionado un subsidio adicional que en cambio el universitario ha recibido, pagarán los mismos impuestos que este. Esto implica dar un trato de favor al universitario en detrimento del no universitario,  al tratar de forma igual personas que se encontrarían en situaciones económicas distintas si no fuera por la ‘deducción’ implícita en el subsidio, que se otorga al universitario.

La segunda variación de la propuesta parece que evita, a primera vista, esta característica indeseable que exhibe la primera variante de la propuesta, pero no es así. Si nos fijamos, en este tipo de propuesta encontramos que todos aquellos que ha cursado su formación en un país extranjero y en cambio pagan sus impuestos dentro de un Estado que hubiere adoptado esta política, pagaría más impuestos sin haber recibido, por parte del Estado en el que se encuentra, una subvención a su formación universitaria. Aún con todo esto, se podría modificar y proponer que (3) aquellos los cuales el Estado haya subvencionado su formación universitaria paguen mayores impuestos, pero observamos otra vez el mismo problema, para vez aquellos nacionales que emigren fuera de la jurisdicción del Estado que les ha subvencionado la formación universitaria. Una vez trabajen bajo una jurisdicción la cual el Estado que les ha subsidiado no tiene autoridad para ponerle impuestos, surge otra vez la inequidad mencionada, se penalizaría al universitario que se queda en el país en relación al que se va al extranjero. Lo último que recomendaría es añadir una penalización para aquellos que quieren ir al extranjero, haciéndolos pagar si quieren marcharse o prohibirse-lo ya que atenta contra sus libertades básicas y convierte el país en una prisión.

Los problemas de los que padece la alternativa vía impuestos no los padece la alternativa contractual ya que no causaría esa discriminación entre formados al extrengero o formados en su propio país que quieren marcharse al extranjero. Con todo esto, aún, la vía contractual que propongo tiene otra ventaja y es que al ser contractual se basa en la voluntad de las partes y no en la extracción coercitiva de recursos por parte del Estado, impuestos, cosa que la hacen una alternativa moralmente superior.

5. Derechos y obligaciones

En este apartado nos desviaremos un poco del análisis inicial y indagaremos sobre el ‘derecho a la educación’ y las obligaciones morales que tenemos unos con otros.

Cabe notar que todo lo mencionado en las previas secciones a esta no contradice ni afirma que haya o no algún tipo de obligación de proveer educación a todo aquel que no se lo pueda permitir. ¿Pero existen esas obligaciones morales? ¿No tienen las personas un derecho a la educación? Bien, primero nos hemos de preguntar a que nos referimos como educación ya que esta puede abarcar un gran rango de actividades o servicios. La educación puede ir desde la alfabetización básica hasta la universidad pasando por cursos de cocina o hípica. Visto esto, parece absurdo entender el ‘derecho a la educación’ en un sentido muy, muy amplio, ya que englobaría cosas como cursos de cocina, hípica, criquet, trompeta, etc. Aún así, puede ser perfectamente razonable pensar que uno tiene derecho a ciertos tipos de educación, entre estos la educación básica, como podría ser la educación primaria y secundaria. Ahora bien, ¿quién tienen la obligación de satisfacer este derecho? A primera vista, las obligaciones recurrentes más fuertes que encontramos son las de los padres hacia sus propios hijos, siendo el Estado una figura subsidiaria, de forma que lo más plausible es que los padres tengan esa obligación. Si el Estado (u otro agente) no proveyera de educación básica y los hijos tienen derecho a la educación básica, los padres, dentro de sus capacidades, serían los responsables de proveer de educación básica a sus hijos. Al fin y al cabo, los padres deben proveer a sus hijos de alimento, ropa, hogar, etc; y aunque el Estado ha jugado un papel muy importante en la educación básica, no es por el hecho de que esta necesidad sea más importante que las listadas. ¿Creemos que los padres deberían tener la obligación de sufragar, si es que pueden asumirlo, la formación universitaria de sus hijos? En mi opinión no, va más allá de las obligaciones morales que los padres tienen con sus hijos en materia de educación.44 El hijo/a no debería tener el derecho a exigirles y extorsionarles el pago de sus estudios en contra de la voluntad sus padres.

¿Que implicaciones lo comentado para que el Estado dé o no dé altos niveles de subsidios a la formación universitaria? Pues que ni aceptando la analogía de “la sociedad como una familia”(que podría criticar esta analogía como opresora, o incluso totalitaria, pero la acepto como hipótesis a considerar) que implicaría fuertes obligaciones de unos miembros de la sociedad hacia otros, habría la obligación moral de proveer a otros de una formación universitaria, si es que deciden cursarla, en contra de la voluntad de aquellos que sufragan los costes. Visto esto, ¿como podemos exigir a personas que no conocemos de nada, que son nuestros conciudadanos, de los cuales no sabemos ni su nombre i que nunca hemos tenido ni tendremos contacto directo, unas obligaciones que no deberíamos ni poder exigir a nuestros propios padres? ¿Es que se tienen mayores obligaciones morales con extraños que con los propios hijos? ¿O se tienen mayores obligaciones morales hacia el Estado (cuando reclama el pago) que hacia los hijos?

No creo que haya razones convincentes para la existencia de estas obligaciones de terceros, completamente desconocidos, hacia cada una de las personas que quieran cursar estudios universitarios. Es por esto que es injusto que el Estado dé un alto nivel de subsidios a la formación universitaria, obliga a los ciudadanos a hacer frente a obligaciones morales que van mucho más allá de las que realmente tienen.

6. Conclusiones

En resumen, un alto grado de subvenciones a la formación universitaria, que podemos observar en la actualidad, no es ni eficiente, ni equitativa, ni justa, y deberían eliminarse, como mínimo, en gran parte. Por esto plateo un modelo de financiamiento basado en créditos condicionados a la renta futura del estudiante, que no requieren de ningún down payment y así conservan o incluso aumentan la equidad en acceso a la universidad respecto al modelo actual. Este mecanismo de financiamiento también tiene potencial en cuanto a la autonomía de la universidad, aunque no he analizado este aspecto aquí.

~ Ethon ~



Notes

[1]

Panorama de la educación – Indicadores de la OCDE 2014 INFORME ESPAÑOL:

 https://web.archive.org/web/20150325035303/http://www.mecd.gob.es/dctm/inee/indicadores-educativos/panorama2014/panorama-de-la-educacion-2014informe-espanol-05-sep-.pdf?documentId=0901e72b81a722ac

[2]

“Por último, veamos lo sucedido en el empleo por niveles educativos (hasta 2013, luego las definiciones cambian). Aunque hay una correlación entre estos niveles y los deciles salariales, lógicamente no es completa. En todo caso, lo que vemos es una caída espeluznante, a casi la mitad, del empleo de los trabajadores que solo tienen educación primaria, una caída del 20% de los que tienen ESO o bachillerato y una caída muy moderada −dadas las circunstancias− del 4%, en el caso de los graduados universitarios. Es llamativo que el empleo de los graduados de formación profesional de grado superior sea el primero en recuperarse, sufriendo una caída en 2013 de solo el 1.5% en relación con 2008.”

https://web.archive.org/web/20151116151918/http://nadaesgratis.es/bentolila/neg-visual-y-basico-distribucion-salarial-y-empleo-en-la-crisis

[3]

Que necesita de una profunda reforma, ver Reforming an Insider-Outsider Labor Market: The Spanish Experience” de Bentolila, Dolado & Jimeno.

https://web.archive.org/web/20151124132615/http://www.bankofengland.co.uk/research/documents/ccbs/ccbs_cew2012/paper_jimeno.pdf

Per a una exposició més divulgativa, veure “La temporalidad laboral y sus perjuicios económicos y sociales” de Kiko Llaneras.

https://web.archive.org/web/20150718094117/http://politikon.es/wp-content/uploads/2013/06/Kiko-Llaneras-%E2%80%94-La-temporalidad-laboral-y-sus-perjuicios-econ%C3%B3micos-y-sociales.pdf

[4]

Per una altre exposició divulgativa dels mals que pateix el mercat laboral espanyol i una proposta, no liberal, com la flexiseguretat, veure “Per un Mercat de Treball Més Eficient i Just: La Fi de la Dualitat” de Jordi Galí.

https://web.archive.org/web/20151124172624/http://crei.cat/people/gali/jg-iec2015.pdf

[5]

 Real Decreto-Ley 14/2012 B.O.E. nº96 Sábado 21 de abril de 2012 Sec. I. Pág. 30977

https://web.archive.org/web/20151124173736/http://www.boe.es/boe/dias/2012/04/21/pdfs/BOE-A-2012-5337.pdf

[6]

Finançament de les universitats públiques a Catalunya, 1996-2014. Observatori del Sistema Universitari

https://web.archive.org/web/20151127130944/http://www.observatoriuniversitari.org/blog/2015/01/29/el-financament-de-les-universitats-publiques-a-catalunya-1996-2014/7/

[7]

DECRET 92/2014 Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya Núm. 6647 – 19.6.2014

https://web.archive.org/web/20151125160339/http://www.upf.edu/matricula/_pdf/decret_preus_2014_15.pdf

[8]

https://web.archive.org/web/20151125160630/http://www.gencat.cat/economia/ur/ambits/universitats/matricula/trams.html

[9]

https://web.archive.org/web/20151127131053/http://www.ub.edu/web/ub/galeries/documents/noticies/informe_quant_paga_estudiant_2012.pdf

[10]

La cantidad socialmente óptima es aquella que se daría bajo las condiciones necesarias bajo las cuales se cumple el primer teorema fundamental de la economía del bienestar.

[11]

Holcombe, Randall G., and Russell S. Sobel. Public policy toward pecuniary externalities. Public Finance Review 29.4 (2001): 304-325.

https://web.archive.org/web/20151125165906/http://ilsagfiles.org/SAG_files/Subcommittees/IPA-TRC_Subcommittee/2-17-2015_Meeting/Holcombe_Pecuniary_Externalities.pdf

Aún así nos encontramos que con mercados incompletos o información asimétrica las externalidades pecuniarias también pueden tener efectos sobre la eficiencia, en vez de ser una cuestión puramente distributiva. La demostración de esto se pueden encontrar en el artículo Externalities in Economies with Imperfect Information and Incomplete Markets de Greenwald & Stiglitz, 1986.

https://web.archive.org/web/20151125165952/http://socsci2.ucsd.edu/~aronatas/project/academic/Stiglitz%20Greenwald.pdf

En ese texto, a causa de la dificultad que introduce, no tratamos la cuestión del artículo de Stiglitz aunque cabe mencionar que las sencillas prescripciones que genera el modelo y se utilizan como ejemplo, desaparecen el casos más realistas que son mucho más complejos.

[12]

Becker, Gary S. Crime and punishment: An economic approach. Essays in the Economics of Crime and Punishment. UMI, 1974. 1-54.

[13]

“Using police-register data, we fins that the average years of schooling for males with at least one conviction is 10.8 while the average years of schooling for those with no convictions is 11.5. Similarly, females at least one conviction have 11.4 years of schooling on average compared to 11.7 for females with no convictions”

https://web.archive.org/web/20151125170939/http://www.voxeu.org/article/can-education-policy-be-used-fight-crime

Ver las estimaciones del ahorro por daños a causa de violaciones de la propiedad dado un aumento en un punto de la tasa de graduación de la formación secundaria:  “Lochner and Moretti (2004) estimate that increasing high school graduation rates by one percentage point in 1990 would have resulted in nearly 100,000 fewer crimesin the US, providing an annual social benefit valued at more than 2 billion USD (or 3,000 USD per additional graduate).” 

https://web.archive.org/web/20151125171041/http://www.voxeu.org/article/wide-ranging-benefits-education

[14]

Lochner, Lance. Education, Work, and Crime: A Human Capital Approach*. International Economic Review 45.3 (2004): 811-843. https://web.archive.org/web/20151125171322/http://www.researchgate.net/profile/Lance_Lochner/publication/5110540_EDUCATION_WORK_AND_CRIME_A_HUMAN_CAPITAL_APPROACH/links/0deec51a8e1cd0dc4d000000.pdf

[15]

Wolfinger, Raymond E., and Steven J. Rosenstone. 1980. Who Votes?

[16]

Milligan, Kevin, Enrico Moretti, and Philip Oreopoulous. 2004. Does Education Improve Citizenship? Evidence from the United States and the United Kingdom.

ARE THERE CIVIC RETURNS TO EDUCATION? Thomas S. Dee

https://web.archive.org/web/20151125172412/http://www.nber.org/papers/w9588.pdf?new_window=1

[17]

Friedman, David. 1997. The Weak Case for Government Schools.

https://web.archive.org/web/20150905113634/http://www.daviddfriedman.com/Libertarian/Public%20Schools/Public_Schools1.html

[18]

Caplan, Bryan, and Stephen C. Miller. Intelligence makes people think like economists: Evidence from the General Social Survey. Intelligence 38.6 (2010): 636-647.

https://web.archive.org/web/20151125174228/http://econfaculty.gmu.edu/bcaplan/pdfs/intelligencethinklike.pdf

[19]

Hanushek, Eric. 2002. Publicly Provided Education. In Alan J. Auerbach and Martin Feldstein, eds.  Handbook of Public Economics. Amsterdam: North-Holland: 2045-2141.

[20]

Serrano, Lorenzo. Human capital externalities: a sectoral-regional application for Spain. Documento de trabajo (2003): 06. https://web.archive.org/web/20151125175127/http://riscd2.eco.ub.es/~elopez/lorenzo.pdf

[21]

Buchanan, J. M., and Stubblebine, W. C. (1962) Externality. Economica 29 (116): 371–84.

https://www.jstor.org/stable/2551386

[22]

Psacharopoulos, George, and Harry Anthony Patrinos*. Returns to investment in education: a further update. Education economics 12.2 (2004): 111-134.

https://web.archive.org/web/20151125175529/http://siteresources.worldbank.org/INTDEBTDEPT/Resources/468980-1170954447788/3430000-1273248341332/20100426_16.pdf

“Private returns are higher than ‘social’ returns, where the latter is defined on the basis of private benefits but total (private plus external) costs (Figure 1). This is because of the public subsidization of education and the fact that typical social rate of return estimates are not able to include social benefits. Nevertheless, the degree of public subsidization increases with the level of education, which has regressive income distribution implications.”

[23]

Overqualification in Spain: temporary or permanent? por José G. Montalvo

https://web.archive.org/web/20151125175732/http://www.econ.upf.edu/~montalvo/recercaixa/overqualification_recercaixa_v1.pdf

[24]

En el artículo How large are human-capital externalities? Evidence from compulsory-schooling laws de Acemoglu, Daron, y Joshua Angrist, NBER Macroeconomics Annual 2000, Volume 15, podemos encontrar que se formulan dos teorías de externalidades del capital humano una de no pecuniaria y una de pecuniaria. En el modelo de externalidades no pecuniarias, encontramos la siguiente ecuación minceriana del tipo que es comúnmente utilizada en la literatura para la estimación de las externalidades del capital humano:

equació Acemoglu 1

https://web.archive.org/web/20151125175848/http://economics.mit.edu/files/3910

[25]

En al mismo articulo de Acemoglu, para el modelo de externalidades pecuniarias encontramos la siguiente ecuación: equació Acempglu 2

y los mismos autores señalan que: Nonpecuniary and pecuniary theories of human-capital externalities lead to similar empirical relationships, since equation (6) is identical to equation (2), with c = ln B and     equació Acemoglu 3. A similar relationship also arises if more-educated workers produce higher-quality intermediate goods, and monopolistically competitive upstream and downstream producers locate in the same area. Thus, an empirical strategy based on relationships of this sort cannot distinguish between the types of externalities we have discussed.

[26]

Verure: https://web.archive.org/web/20151125175952/http://www.voxeu.org/article/education-does-not-produce-pecuniary-externalities

[27]

https://web.archive.org/web/20151125180115/https://en.wikipedia.org/wiki/Columbia%E2%80%93Chicago_School_of_Economics

[28]

https://web.archive.org/web/20151125180621/http://econlog.econlib.org/archives/2011/11/the_magic_of_ed.html#

https://web.archive.org/web/20151125180801/http://econlog.econlib.org/archives/2006/02/mixed_signals.html

[29]

Por ejemplo: https://web.archive.org/web/20151125180927/http://organizationsandmarkets.com/2014/01/08/disruptive-innovation-and-job-market-signaling/

[30]

Ver la nota final: https://web.archive.org/web/20151125182001/http://econlog.econlib.org/archives/2006/06/two_educational.html

[31]

https://web.archive.org/web/20151125182102/http://econlog.econlib.org/archives/2012/01/correcting_for.html

[32]

“If ability bias fully explains this earnings premium, then the true private effect of education on income is ZERO.  The private and social returns to education are EQUAL and NEGATIVE.  (Why?  Because you’re “investing” time and tuition, and neither the student nor society receives any financial return in exchange). In contrast, if signaling fully explains this earnings premium, then the true private effect of education on income is 10%, exactly as naive estimates claim.  The catch: While the private return to education is POSITIVE, the social return is NEGATIVE. (Why?  Because the student invests time and tuition and receives a financial return without actually increasing production.  He’s basically rent-seeking).”

https://web.archive.org/web/20151125182647/http://econlog.econlib.org/archives/2011/06/ability_bias_vs.html

[33]

Transfer of Learning by David N. Perkins, Gavriel Salomon, for the International Encyclopedia of Education, Second Edition. September 2, 1992

https://web.archive.org/web/20151125183135/http://jaymctighe.com/wordpress/wp-content/uploads/2011/04/Transfer-of-Learning-Perkins-and-Salomon.pdf

[34] 

En Sheepskin effect de Tom Woods, un articulo crítico con el sheepskin effect se reconoce que incluso introduciendo toda una serie de controles en la estimación de este efecto, la literatura encuentra efectos significativos para la formación universitaria:

https://web.archive.org/web/20151125183311/https://www.nas.org/articles/The_Sheepskin_Effect

[35]

“Among individuals whose highest reported degree was a high school diploma, 91% received exactly 12 years of education, 5% took longer than 12 years, and the remaining 4% finished in less than 12 years. Only 84% of those individuals who reported finishing exactly 12 years of education received a high school diploma. Similarly, 87% of individuals with 16 years of education received a Bachelor’s degree, while 78% of those who received a Bachelor’s degree finished college in four years and 14% had more than 16 years of education.”

[36]

Un hilo entero de Reedit dedicado a esto:

https://web.archive.org/web/20151125183824/https://www.reddit.com/r/AdviceAnimals/comments/1dodao/3_years_after_graduation_still_one_of_my_scariest/

[37]

Com a exemple, podem observar alguns càntics com El fill de l’obrer a la universitat en la manifestació estudiantil del 26 de Febrer del 2015.

[38]

Izquierdo, María Gil, and LAURA DE PABLOS ESCOBAR. “La incidencia de los gastos educativos en España: un análisis aplicado.” Presupuesto y Gasto Público 68 (2012): 211-237.

https://web.archive.org/web/20151126154322/http://www.ief.es/documentos/recursos/publicaciones/revistas/presu_gasto_publico/68_12.pdf

También podemos ver en el siguiente estudio, a la tabla 5 y 6, el carácter regresivo del gasto en educación superior y como en el tiempo va mejorando hasta la neutralidad o siendo ligeramente progresiva.
Izquierdo, María Gil. “Incidencia del gasto público en educación superior en España: Un enfoque multidimensional.” Papeles de trabajo del Instituto de Estudios Fiscales. Serie economía 14 (2013): 3-169.

https://web.archive.org/web/20151126154938/http://www.ief.es/documentos/recursos/publicaciones/papeles_trabajo/2013_14.pdf

Como señalan también las microsimulaciones del ultimo artículo, un aumento de los subsidios tiene un sesgo a favor de que los ricos sean beneficiarios de este gasto adicional.

[39]

Un caso ejemplar de esto es Noruega, donde la universidad es gratuita y en cambio los hijos de los padres que no fueron a la universidad van en una proporción muy similar a la universidad que sus homólogos de EE.UU.

https://web.archive.org/web/20151127151729/http://hechingerreport.org/in-norway-where-college-is-free-children-of-uneducated-parents-still-dont-go/

“This is almost a laboratory case, where we get to control one factor — namely, cost — and see what happens,” said Rice, who in August will take over as head of Norway’s Oslo and Akershus University College.
And what happens is that — even though it’s essentially free — only 14 percent of children from the least-educated families in Norway go to college, compared to 58 percent of children from the most-educated families, according to an analysis by a Norwegian education researcher, Elisabeth Hovdhaugen.
That’s almost exactly the same proportion as in the United States, where the cost of college is borne largely by students and their families, and where the Organization for Economic Development and Cooperation reports that only 13 percent of children of parents without higher educations end up getting degrees themselves.”

[40]

Preus o impostos progressius? de l’apartat de Preguntes més freqüents de l’informe de l’Observatori del Sistema Universitari Quant paga l’estudiant? Preus i taxes de matrícula universitària a Catalunya, a Espanya i al món.

https://web.archive.org/web/20151127170419/http://www.ub.edu/web/ub/galeries/documents/noticies/informe_quant_paga_estudiant_2012.pdf

[41]

El Pago de los Estudios, Andreu Mas-Colell, EL PAIS martes 6 de diciembre de 1988.

https://www.dropbox.com/s/rgmvv1jqvly2zcm/A.Mas-Colell-1988.pdf?dl=0

[42]

Puede encontrarse la cita en el siguiente enlace, ya que uno necesita registrarse en el WSJ para tener acceso a sus artículos:

https://web.archive.org/web/20151126163209/http://politikon.es/2013/07/05/como-pagar-la-educacion-superior/

[43]

Ver el artículo del Dr. Mas-Colell anteriormente citado.

[44]

Cabe comentar que la ley vigente parece que sí obliga a los padres a sufragar las tasas universitarias de sus hijos bajo una serie de condiciones, cosa que me parece injusto, ver los artículos 142,143 y 144 del Código Civil, Libro I, Título VI.

Artículo 142

Se entiende por alimentos todo lo que es indispensable para el sustento, habitación, vestido y asistencia médica.
Los alimentos comprenden también la educación e instrucción del alimentista mientras sea menor de edad y aun después cuando no haya terminado su formación por causa que no le sea imputable.
Entre los alimentos se incluirán los gastos de embarazo y parto, en cuanto no estén cubiertos de otro modo.

Artículo 143

Están obligados recíprocamente a darse alimentos en toda la extensión que señala el artículo precedente:
1. Los cónyuges.
2. Los ascendientes y descendientes.
Los hermanos sólo se deben los auxilios necesarios para la vida, cuando los necesiten por cualquier causa que no sea imputable al alimentista, y se extenderán en su caso a los que precisen para su educación.

Artículo 144

La reclamación de alimentos cuando proceda y sean dos o más los obligados a prestarlos se hará por el orden siguiente:
1. Al cónyuge.
2. A los descendientes de grado más próximo.
3. A los ascendientes, también de grado más próximo.
4. A los hermanos, pero estando obligados en último lugar los que sólo sean uterinos o consanguíneos.
Entre los descendientes y ascendientes se regulará la gradación por el orden en que sean llamados a la sucesión legítima de la persona que tenga derecho a los alimentos.

https://web.archive.org/web/20151206134807/http://civil.udg.edu/normacivil/estatal/cc/1t6.htm

Es por esto si deberían los padres tener esa obligación. El hecho que la obligación esté codificada en la ley no se justifica simplemente por el hecho de que sea una ley o incluso una ley democrática ya que (1) no creo que exista la obligación de obedecer la ley, ver Moral Principles and Political Obligations de A. John Simmons para argumentos a favor de esta tesis y (2) si los argumentos detrás de esos votos están equivocados creo que poco peso tiene la ley, tendríamos la obligación moral de modificara al igual de otras leyes no fundamentadas. Pero incluso aceptándolo esos argumentos legalistas, no puede justificar no modificar la ley, ya que uno no debería votar mantener esas obligaciones legales solo por el hecho de que ahora lo sean, sería un claro caso de un sesgo del status quo.

Recomendaciones (VII)

“If all mankind minus one, were of one opinion, and only one person were of the contrary opinion, mankind would be no more justified in silencing that one person, than he, if he had the power, would be justified in silencing mankind.”

~ JS Mill, On Liberty ~

parc guell 1

Jesús Fernandez-Villaverde tiene una serie de entradas sobre el Bitcoin. La última es especialmente esclarecedora sobre las ventajas que tendría una moneda que pudiera alcanzar tipos negativos. Estas entradas no solo versan sobre el Bitcoin, sino también de economía monetárea en general, de porqué existe el dinero, su surgimiento, etc en la primera entrada. Respecto este último punto debería mencionar algunas explicaciónes que me parecen problemáticas:

Yo, todos los años pago mi impuesto sobre la renta. El tesoro americano me pide que cumpla con esta obligación devolviéndole sus propios bonos [dolares estadounidenses]. Y en la misma situación que yo están casi todos los residentes en Estados Unidos. Por ello los agentes aceptan como pago los dólares: o ellos mismos o alguien muy cerca en la cadena de intercambios los necesita para pagar impuestos. De igual manera que un campo de prisioneros de guerra encontraremos fácilmente a alguien que quiera fumar y por ello aceptamos cigarrillos como pago aunque nosotros no fumemos, en la economía mundial encontraremos siempre alguien que tenga que pagar impuestos en Estados Unidos y por ello aceptaremos pagos en dólares.

“Como el gobierno de Estados Unidos tiene que efectuar a diario muchísimos pagos, este tiene una manera sencilla de introducir esta particular deuda pública en circulación. Por ello, en un sentido riguroso, el dólar no es dinero fiduciario, es decir, no es un dinero basado exclusivamente en la convención social de su valor como medio de transacción.”

Las otras explicaciones del origen del valor del dólar son insatisfactorias. El que sea moneda de curso legal para las transacciones privadas se enfrenta con el problema que el gobierno no puede comprobar de manera efectiva con qué dinero estas se efectúan excepto en un porcentaje reducido de casos. Como hemos visto una y otra vez en sociedades con alta inflación, los agentes evitan, siempre que pueden, el pago en la moneda de su soberano, incluso si ello supone perder la protección jurídica del curso legal. Con alta inflación, nadie quiere comprar esta “deuda” pública, lo que impone una cota superior al señoreaje que los gobiernos pueden obtener (más técnicamente, el señoreaje esta sometido a una curva de Laffer, un ejemplo sencillo aquí).

Si la anterior explicación del origen del dólar pretende ser una explicación del origen del dinero, a mi opinión, padece de ciertos problemas. Si el hecho que uno deba pagar impuestos fuera la principal razón por la que la moneda del soberano circula, las hiperinflaciones no deberían ser un periodo de excepción para la aceptación generalizada de esa moneda ya que se siguen pagando impuestos. Lo que en cambo observamos es que en estos casos sólo se intercambia el dinero del soberano para pagar impuestos, no para efectuar pagos en otras áreas. También implicaría que en los Estados con una baja presión fiscal habría menor circulación de la moneda del soberano, lo que a primera vista no parece obvio. Que el Estado acepte p.e. el dólar como medio para saldar impuestos, no implica que el dólar será usado como dinero. Muchos casinos aceptan sus fichas por el valor en p.e. dólares que el casino les atribuye y esto no implica que se usen fuera del casino, ni incluso en zonas cercanas a muchos casinos (se usa de forma similar a la moneda del soberano en caso de hiperinflación). O bien debe circular porqué tiene el respaldo de algo, cosa que no es el caso del dólar actualmente, o bien porqué la gran fuerza detrás de su circulación es que adicionalmente cumple toda una serie de propiedades (durabilidad, valor estable, etc) que permiten ciertas funciones y su aceptación es por razones similares a las que ya se comentan en el apartado Dinero Fiduciario. Si esta no parece demasiada buena razón para la extensa circulación de la que gozan las monedas de soberanos, incluido el dólar, lo es para el origen del dólar? Parece que tampoco ya que los primeros dólares acuñados por la United States Mint eran de mida y forma similar al dólar español pero al contener menor plata que el dólar español circulaban a un descuento. El Estado es uno de los agentes que participa en el proceso evolutivo del origen del dinero.


En el Mercatus Center, hace poco, Tyler Cowen entrevistó a Dani Rodrik, un prominente economista en el campo de la política industrial y de crecimiento y la economía política de la globalización. Al contrario que la gran mayoría de su profesión es escéptico de la ferviente defensa del libre comercio que sus colegas hacen. El debate ya empezó antes de hora como ya notó Cowen en su blog, dada una pregunta de Boudreaux, a la que Rodrik respondió en su blog (atentos a comentarios) y Boudreaux en el suyo escribió una respuesta. Cowen también ha entrevistado otros como Jeffery Sachs o Luigi Zingali.


Encara que no sigui una novetat, la possible creació d’un Estat català independent de la resta del Regne de Espanya, es una qüestió que es porta debatent de forma acalorada des d’aquests últims anys a Catalunya i a la resta de l’Estat.

Una de les qüestions més importants dins d’aquest debat ha sigut el possible impacte d’un boicot als productes catalans, la possible aparició d’un efecte frontera o fins i tot potencials aranzels si un Estat català independent quedés fora de la Unió Europea. En la web del Col·lectiu Wilson podem trobar una entrada de Pol Antràs, catedràtic de Harvard i especialista en comerç internacional, sobre l’efecte sobre el comerç d’una independència catalana, ‘Dos més dos són mil‘, també hi ha una versió posterior d’aquest text firmat per tots els membres del Col·lectiu Wilson (per complementar tesis sobre la UE de l’entrada veure’n una altre de XSiM, en contra d’aquesta, veure Garicano). Fa ja també temps, Antràs va intercanviar algunes entrades a Nada Es Gratis amb Rodriguez Mora, que buscant una mica es troben fàcilment.


 Luego tenemos dos posts muy interesantes del blog homónimo de Pseudoerasmus: Where do pro-social institutions come from? y Experimenting with Social Norms in Small-Scale Societies. Es recomendable leerlos seguidos. En ellos se trata de explicar por qué unos países tienen mejores instituciones que otros. En la literatura abundan explicaciones puramente económicas que tratan de explicarlo en términos de instituciones o sistemas legales. Pero los sistema legales o las instituciones, siguiendo el Principio de Soylent Green, son personas. ¿Por qué se comportan de esa manera? ¿Por qué surgen unas instituciones y no otras? Pseudoerasmus revisa varias explicaciones, aportando evidencia sobre comportamiento social en diversas culturas. El artículo no llega a explicarlo todo, pero sí apunta a factores importantes que influyen en lo anterior. El desarrollo económico y la existencia de instituciones sanas van más allá de simplemente escribir en una Constitución cómo debe funcionar una sociedad, o incluso de proteger adecuadamente los derechos de propiedad.


Hay estudios que indican que los conservadores eran menos inteligentes que aquellos con actitudes sociales liberales, pero hasta ahora no se había llevado un análisis sistemático de esta literatura. Eso cambia con Onraet, van Hiel et al. (2015), donde concluyen que, efectivamente, el conservadurismo está asociado a una menor inteligencia. El meta-análisis es bastante completo, incluyendo funnel plots para tratar de evitar la presencia de sesgos de publicación. En este caso no los hay, de modo que esta relación parece sólida. Se mencionan también estudios que encuentran una relación positiva entre inteligencia y liberalismo económico, pero no se incluyen en el meta-análisis por ser una literatura mucho menor comparativamente.


¿Qué es la estupidez? En Rasgo Latente tratan de dar respuesta a esa pregunta, partiendo de un artículo recientemente publicado en el journal Intelligence.


El Cato Unbound de este mes: What can’t private governance do?  Sobre instituciones privadas de gobernanza, y sus posibles limitaciones.

Estado, democracia, redistribución y los más desaventajados (bleeding heart libertarianism*)

El Estado es esa gran ficción a través de la cual todo el mundo trata de vivir a expensas de todo el mundo.

BASTIATEl Estado, Journal des Débats 1848.

Libertarian-leade-2

Introducción

Durante el siglo XX, el socialismo fue la mayor alternativa al capitalismo. Las diversas alternativas que se han aplicado (notando la controversia alrededor de si realmente fueron socialistas o no) varían desde el socialismo democrático en Gran Bretaña hasta socialismos autoritarios como la Unión Soviética y la China. Todos ellos fracasaron y, con la excepción de Cuba y Corea del Norte, han sido reemplazados. La única “reciente” deriva al socialismo fue la de Venezuela (el llamado socialismo del siglo XXI), la cual no presenta un buen balance1 y, actualmente, se encuentra en graves problemas económicos. Todos estos casos mencionados se alejan mucho de algunas intenciones de muchos socialistas (y de mejorar las condiciones de aquellos más desaventajados) y han terminado de manera muy diferente a otros experimentos a pequeña escala como los kibutz.

 El colapso de los casos anteriormente mencionados no ha impedido que haya una importante demanda de justicia social y equidad. Para conseguir esos objetivos se reclama una mayor regulación e imposición sobre la gran cantidad de riqueza que ha generado el capitalismo** por parte del Estado, para posteriormente ser redistribuida. En los países capitalistas democráticos los ciudadanos pueden tener cierta influencia sobre el nivel de impuestos y redistribución. La mayoría de países desarrollados son economías mixtas e incorporan un Estado del bienestar, especialmente extenso en Europa occidental, que ha representado la alternativa al capitalismo de libre mercado. Es importante ver cómo opera en la práctica esa redistribución.

La Director’s Law y sus explicaciones

Según modelos en la línea de Meltzer y Richard (1981), bajo ciertos supuestos, una mayor desigualdad debería llevar a que aquellos que tienen mayor poder político (que en su modelo es el votante medio) voten a favor de mayores niveles de impuestos y redistribución, para mitigar parte de un aumento de la desigualdad. Al ser mayor la diferencia entre los ingresos del votante medio y los de los ricos, el votante medio tiene un mayor beneficio potencial de la redistribución. Una mayor democratización también debería llevar a una mayor redistribución ya que aquellos con menor renta tendrán más que decir. Como aquellos de menos rentas pasan a ganar poder político (comparado con situaciones menos democráticas), los ingresos del votante medio deberían disminuir inicialmente (disminuyen porque la distribución de votantes incorpora gente más pobre, no porque a éstos se les extraigan rentas) y esto debería llevar a una mayor redistribución. Todo esto debería paliar la desigualdad o generar mayor igualdad. Un problema de estos modelos es que la evidencia sobre el efecto de la democratización sobre la desigualdad es mixto y, parece que al final, la democratización no tiene un efecto robusto sobre la desigualdad, Acemoglu et al (2013).

Otro tipo de teorías que no se basan tanto en el votante medio se encuentran en modelos de política, “pork barrel”, que modelizan las políticas redistributivas como resultado de la competencia electoral entre diferentes candidatos/partidos políticos y rechazan premisas de democracia directa inherentes en los modelos de votante medio. Estas teorías llegan a conclusiones iguales o muy similares a la Director’s Law. La Director’s Law fue una ley sobre el gasto público que propuso Aaron Director y fue formalizada en Stigler (1970). El gobierno tiene poderes coactivos, que le permiten actuar (en especial apoderarse de recursos) para conseguir cosas que no podría conseguir a través del acuerdo voluntario de cada uno de los miembros de la sociedad. La porción o grupo de la sociedad que pueda controlar la maquinaria del Estado puede usarla para mejorar su propio bienestar, en especial, a través de redistribuirse hacia sí mismo recursos ajenos. Bajo ciertas condiciones, el grupo dominante en las democracias modernas de los países desarrollados va a ser la clase media. Director’s Law predice que incrementos en indicadores de desigualdad de renta llevan a mayor tamaño del Estado en beneficio de la clase media, Borcherding y Lee (2004).

Otra formulación con conclusiones similares (beneficiarios de clase media), mucho más sencilla pero algo diferente, se puede encontrar en Nozick (1974) [al final del capítulo 8] de recomendada lectura, que captura perfectamente la lógica de Lindbeck y Weibull (1987). Lindbeck y Weibull desarrollan un modelo donde dos partidos políticos (izquierda y derecha) compiten por el gobierno, pero, al contrario de lo que ocurre en los modelos tradicionales de votante medio, los agentes tienen predisposición ideológica en vez de preocuparse sólo por el consumo privado. En este tipo de modelos los grupos de votantes toman más importancia. Lindbeck y Weibull encuentran equilibrios (en los que las clases bajas tienen algo de sesgo pro izquierda y ricos pro derecha)  donde el beneficiario de la redistribución es la clase media ya que para convencer a clases bajas se necesita un nivel de impuestos y redistribución mayor que para convencer la clase media. Esto deja la clase media en una posición pivotal (decisiva).

Dixit y Londregan (1998), siguiendo la línea de Lindbeck y Weibull, proponen un modelo donde los votantes y partidos políticos difieren en sus preferencias por el consumo personal y aversión a la desigualdad de renta. Llegan a la conclusión que la clase media debería poder influenciar los programas de los partidos en su favor. El razonamiento es similar al anteriormente presentado y, adicionalmente, la clase media es de los grupos más numerosos en la mayoría de países avanzados, resultando en políticas que favorecen a la clase media a expensas de los ricos y pobres. La predicción teórica de un sesgo redistributivo a favor de la clase media sobrevive aún con premisas más relajadas. La Director’s Law se sostiene bajo información asimétrica, Dhami (2003), donde los votantes no saben con completa seguridad las preferencias redistributivas de los partidos/candidatos y el compromiso de los partidos con su programa. Los candidatos y plataforma de cada partido surgen de negociar un compromiso entre una facción moderada y otra altamente ideológica. Los moderados intentan ganar contra los ideólogos proponiendo aún más políticas centristas. En este modelo un incremento de la desigualdad tiene un efecto ambiguo sobre la redistribución. Finalmente, Carbonell-Nicolau (2009) formula un modelo dinámico donde se da la Director’s Law. El modelo de Carbonell-Nicolau consiste en que cada candidato puede revelar sus intenciones gradualmente en cada ronda del juego (situación estratégica formalizada). A causa de esto, las preferencias de los candidatos para la redistribución son ambiguas e irán mostrándolas a lo largo del tiempo, cosa que les da flexibilidad para reaccionar estratégicamente a los posicionamientos de otros candidatos. Esto lleva que a medida que el tiempo avanza, los candidatos/partidos dan señales de que los costes de la redistribución van a recaer en los grupos menos numerosos y el grupo más numeroso en la mayoría de países avanzados es la clase media (Director’s Law). La Director’s Law no implica que tampoco haya otros grupos de presión minoritarios, al contrario, estos se tenderán a colar por las rendijas.

Stigler ya notó que para demostrar la Director’s Law harían falta estudios empíricos exhaustivos sobre la carga económica de los impuestos, cargas no impositivas y beneficios por grupos de renta. Stigler ponía todo tipo de ejemplos de políticas (política agraria, salarios mínimos, subsidios universitarios, seguridad social, vivienda pública, instituciones exentas de impuestos y gasto social) cuyos mecanismos tienden a funcionar para beneficiar a las clases medias a expensas del resto.

Desafortunadamente, durante mucho tiempo no hubo estudios empíricos de la Director’s Law, pero recientemente ya existen una serie de estudios que intentan corroborar si se da la Director’s Law. En un estudio de Pamp y Mohl (2010) se dedican a analizar datos de panel de 22 países de la OCDE en el período 1971-2005 y encuentran fuerte evidencia a favor de la Director’s Law. Los incrementos en la desigualdad de renta implican mayor redistribución (del 20% más rico y más pobre de la distribución de renta) hacia la clase media. También, Feld et al, encuentran razones para pensar que en Europa continental y UK se puede dar la Director’s Law, pero incluso mencionan que su estudio fácilmente infraestimar la posibilidad de que se dé la Director’s Law, ya que sólo consideran resultados empíricos basados en las distribuciones de ingresos y redistribuciones que sólo consideran instrumentos monetarios. Los componentes del gasto no monetarios, como servicios y beneficios/transferencias en especie, que son la clave del argumento de Stigler (1970), no se tienen en cuenta.

En Acemoglu et al (2013), un articulo muy exhaustivo de los efectos de la democracia y la democratización sobre la redistribución y la desigualdad, encuentran evidencia que es consistente con la Director’s Law. Las clases empoderadas por la democracia parece que, en ciertos casos, utilizan ese poder para redistribuir de pobres y ricos hacia ellos mismos. En especial cuando la clase media (en agregado) es relativamente más rica comparado con las altas y bajas, cosa que se tenderá a dar más en países desarrollados por lo numerosa que tiende a ser la clase media en esos países. Sorprendentemente, en China también se encuentra evidencia de la Director’s Law, Xu y Zou (2000). Cabe notar que países escandinavos como Suecia, ya experimentaron grandes reducciones en la desigualdad y exhibe bajos grados de desigualdad antes de las reformas que establecieron un gran Estado del Bienestar en los 50, (Gärtner et al, 2012)  y puede que estos países escandinavos exhiben ahora bajos grados de desigualdad (aunque no todos en todas las métricas2) ya que pueden aprovecharse de la mayor innovación que genera un capitalismo más desigual y dinámico, Acemoglu (2012). Pero incluso así, Feld et al ya notan que Europa es especialmente vulnerable a la Director’s Law, un caso específico de esto se puede encontrar en Zoutman et al (2015). En este artículo, que no en vano lleva por título “Redistributive Politics and the Tyranny of the Middle Class” haciendo eco de la tiranía de la mayoría de ya nos alertaba Mill en “Sobre la Libertad“, los autores notan que en los Países Bajos, los partidos políticos deben presentar detalladamente a la CPB Netherlands Bureau for Economic Policy Analysis sus propuestas para el tax-benefit system (deducciones, exclusiones o créditos fiscales) en cada elección nacional. Esto permitió a los investigadores estimar las preferencias reveladas de los partidos políticos. Lo que encuentran es que todos los partidos dan un mayor peso social a los pobres que a los ricos y que los partidos de izquierdas generalmente dan un mayor peso social a los pobres y menor peso social a los ricos que los partidos políticos de derechas. Lo que también encuentran es que la importancia del bienestar social delos ricos en todos los partidos es negativo, los partidos quieren exprimirlos y en cambio dan mucho peso al bienestar social de los pobres con trabajo y clases medias. Según los autores esto hace que la redistribución de renta favorezca la clase media a expensas de ricos y pobres. Estas preferencias encajan muy bien con la Director’s Law.

Más políticas perjudiciales para los más desaventajados.

 Una vez visto lo expuesto, uno debería ser mucho más escéptico con la capacidad del Estado para contribuir positivamente al bienestar de los más desaventajados (dejando de lado la no irrelevante dignificación de proveerse a uno mismo de su sustento). Con el comportamiento del Estado descrito aquí (y según la Director’s Law, algo intrínseco a muchas de las democracias actuales, uno debería ver parte importante de las acciones del Estado como un obstáculo hacia la prosperidad de los más desaventajados.

Cabe notar que no hemos incluido otras políticas perjudiciales para los más desaventajados (que algunas también benefician a las clases medias) como puede ser el salario mínimo, una regulación laboral que dificulta que éstos encuentren trabajo [Ver Neumark y Wascher (2007). Neumark y Salas (2013) para una crítica a estudios recientes que argumentan, contrariamente a la evidencia mayoritaria, que el salario mínimo no destruye empleo o tiene efectos positivos sobre el empleo.] Se trata de todo otro tipo de regulaciones laborales que, en el caso de España, durante la última crisis, han forzado a muchas empresas a capear la crisis con despidos a mansalva dada la poca flexibilización salarial, (Cuadrado et al, 2011) y hacen que España tenga un modelo de mercado de trabajo insider-outsider, Bentolila et al (2012), que perjudica a aquellos más jóvenes y menos formados. Esto contribuye de forma importante a la tasa de paro estructural española, que está por las nubes3. Otra regulación perjudicial para los más desaventajados son las licencias profesionales, que les impiden practicar todo tipo de profesiones y algunas que requieren escasa formación como taxista, peluquero, etc, (Morris y Krueger, 2009). A esa lista podemos añadir la prohibición sobre las drogas4. Otra barrera son las restricciones migratorias, una política altamente ineficiente, Clemens (2011) e injusta, Huemer (2010) y seguramente es la mayor traba que tienen los más desaventajados a la hora de mejorar su nivel de vida ya que las grandes diferencias de renta se dan entre países, la premium de ciudadanía es enorme .5 Justamente, si debemos escoger entre que el Estado dé amplios servicios y bienes subsidiados a la población y la libre inmigración, deberíamos escoger esta última, si realmente nos importan los más desaventajados y aunque se puedan crear medidas para evitar este tradeoff, simplemente va a ser a costa de reconocer ciertos derechos a los nacionales pero a los inmigrantes no. Si no se los reconocemos, ya que representaría una obligación más allá de lo exigible (por la gran carga que representa) para aquellos que costeasen estos derechos, puede que aquellos que por razones arbitrarias hayan nacido dentro de un marco geográfico tampoco los tienen. Parece que la posición filosóficamente coherente (que no pragmática) sería: Estado pequeño y libertad migratoria.

La justificación del Estado hipertrofiado basada en la protección y mejora de las condiciones de los más desaventajados se tambalea como un castillo de naipes mal construido.

¿Crecimiento o Igualdad?

Si no se hubiera dado una disminución en la tasa de crecimiento de la productividad en EE.UU en el 73 (después del primer shock del petròleo, que también se dió en la gran mayoría de países industrializados), la familia mediana tendría 30.000$ adicionales, pero, si en vez de esto, no hubiera aumentado la desigualdad, la família mediana solo tendría 9000$ adicionales6. La creación de riqueza debe ser el objetivo para mejorar los estándares de vida, incluso de aquellos más desaventajados, en vez de la política de quitar y dar. En este sentido, no es nada sorprendente la siguiente cita de Robert Lucas: “Once you start thinking about economic growth, it’s hard to think about anything else”. La libertad económica es de suma importancia para el crecimiento, Hall et al (2014), y parece que tiene un impacto positivo sobre el bienestar subjetivo, en especial en países en vías de desarrollo, donde se encuentran los más desaventajados del mundo, Gehring (2013) y Kešeljević (2015). De hecho, la globalización, que ha representado un importante aumento en la libertad comercial y de capitales a nivel mundial (aunque desgraciadamente no de personas), ha disminuido de forma importante la pobreza y ha hecho disminuir la desigualdad a nivel global, Xavier Sala-i-Martín (2006), Pikovsty et al (2014).

Cuestiones éticas de la intervención

Sin cuestionar la legitimidad de los medios que utiliza el Estado para conseguir sus fines, como hacen Nozick (1974), Huemer (2012) y Huemer (forthcoming) o considerar alternativas liberales y/o voluntarias a la intervención estatal para la provisión de asistencia social, como Shapiro (2007), Pennington (2011) o Rallo (2014), (y Easterly [2014] para un posición no intervencionista en cuestiones de política de desarrollo para países del tercer mundo) que no tienen nada que envidiar a otras alternativas y sería interesante explorar en un futuro, el mercado es una vía excelente para ayudar aquellos más desaventajados. Incluso con todo esto, apostaría a que que he dejado de mencionar otros tipos de intervenciones estatales perjudiciales para los más desaventajados. Hace falta no olvidar que sólo en aquellos países con políticas de corte capitalista (de más o menos libre mercado), las masas han salido de la miseria y condiciones de vida paupérrimas.

Uno tampoco debería delegar sus obligaciones morales al Estado, esperando que este haga lo que uno debería hacer por uno mismo (aunque este las acate). Es una mala forma de reconfortarse y tener la conciencia tranquila. Actuar por uno mismo (ver “http://www.givewell.org/” para un análisis de la efectividad de diversas organizaciones caritativas, que puede ayudar a uno a mejorar la eficacia de sus donaciones) es lo correcto, lo que uno debe hacer.

*Para todos aquellos que no sepan que es el bleeding heart libertarianism: http://bleedingheartlibertarians.com/about-us/

**Entendido como un sistema econòmico donde se permite la propiedad privada de los medios de producción, no necesariamente siempre capitalismo de libre mercado, aunque este tiene ventajas sobre otras formas de capitalismo más intervencionistas ya que evita algunos de los problemas aquí mencionados.

NOTAS

1. Nada Es Gratis – El (Horrible) Crecimiento Económico de Venezuela por Jesús Fernández Villaverde
http://nadaesgratis.es/fernandez-villaverde/el-horrible-crecimiento-economico-de-venezuela

2. Sweden has lots of wealth inequality- Marginal Revolution Blog
http://marginalrevolution.com/marginalrevolution/2014/05/wealth-inequality-in-sweden.html

3. Nada Es Gratis – La tasa de paro estructural… ¿o desestructurada? por Samuel Bentolila
http://nadaesgratis.es/bentolila/la-tasa-de-paro-estructural-o-desestructurada

4. EconLog – Answering Paul Krugman’s Challenge on Inequality por Paul Henderson
http://econlog.econlib.org/archives/2015/02/answering_paul.htm

5. Income inequality and citizenship: Quantifying the link. Branko Milanovic
http://voxeu.org/article/income-inequality-and-citizenship

6. What matters more–the productivity slowdown or the inequality increase? Greg Mankiw Blog
http://gregmankiw.blogspot.com.es/2015/02/what-matters-more-productivity-slowdown.html

BIBLIOGRAFÍA

Acemoglu, Daron, et al. Democracy, redistribution and inequality. No. w19746. National Bureau of Economic Research, 2013.
URL = <http://18.7.29.232/bitstream/handle/1721.1/84473/Acemoglu13-24.pdf?sequence=1>

Acemoglu, Daron, James A. Robinson, and Thierry Verdier. Can’t We All Be More Like Scandinavians? Asymmetric growth and institutions in an interdependent world. No. w18441. National Bureau of Economic Research, 2012.
URL = <http://18.7.29.232/bitstream/handle/1721.1/72557/Acemoglu12-22.pdf?sequence=1>
Vertambién:http://whynationsfail.com/blog/2012/10/4/economic-research-vs-the-blogosphere.html

Bentolila, Samuel, Juan J. Dolado, and Juan F. Jimeno. “Reforming an insider-outsider labor market: the Spanish experience.” IZA Journal of European Labor Studies 1.1 (2012): 1-29.
URL = <http://ftp.iza.org/dp6186.pdf>

Borcherding, Thomas E., and Dong Lee. “The growth of the relative size of government.” The Encyclopedia of Public Choice. Springer US, 2004. 597-602. URL = <http://www.claremontmckenna.edu/rdschool/papers/2002-05.pdf>

Carbonell-Nicolau, Oriol. “A positive theory of income taxation.” The BE Journal of Theoretical Economics 9.1 (2009).
URL = <http://www.econstor.eu/bitstream/10419/31290/1/568265793.pdf>

Clemens, Michael A. “Economics and emigration: Trillion-dollar bills on the sidewalk?.” The Journal of Economic Perspectives (2011): 83-106. URL = <http://pubs.aeaweb.org/doi/pdfplus/10.1257/jep.25.3.83>

Cuadrado, Pilar, Pablo Hernández de Cos, and Mario Izquierdo. “El ajuste de los salarios frente a las perturbaciones en España.” Boletín económico-Banco de España 2 (2011): 43-56.
URL = <http://www.bde.es/f/webbde/SES/Secciones/Publicaciones/InformesBoletinesRevistas/BoletinEconomico/11/Feb/Fich/be1102.pdf>

Dixit, Avinash, and John Londregan. “Ideology, tactics, and efficiency in redistributive politics.” Quarterly Journal of Economics (1998): 497-529.
URL<http://219.219.114.96/cufe/upload_files/other/4_20140526042905_16_Ideology,%20Tactics,%20and%20Efficiency%20in%20Redistributive%20Politics.pdf>

Dhami, Sanjit. “The political economy of redistribution under asymmetric information.” Journal of Public Economics 87.9 (2003): 2069-2103. URL = <https://www.le.ac.uk/economics/sd106/PE.pdf>

Easterly, William. The Tyranny of Experts. New York: Basic Civitas Books, 2014.

Feld, LARS P., and Jan Schnellenbach. Still a director’s law? On the political economy of income redistribution. IREF mimeo, 2007.
URL=<http://www.researchgate.net/profile/Lars_Feld/publication/228785579_Still_a_Director’s_Law_On_the_Political_Economy_of_Income_Redistribution/links/0deec53203e701804c000000.pdf>

Gärtner, Svenja, and Svante Prado. “Inequality, trust and the welfare state: the Scandinavian model in the Swedish mirror.” Department of Economic History, University of Gothenburg, http://ekonomisk-historia. handels. gu. se/digitalAssets/1389/1389332_g–rtner_prado-2012-hs. pdf (2012).

Gehring, Kai. “Who benefits from economic freedom? Unraveling the effect of economic freedom on subjective well-being.” World Development 50 (2013): 74-90.
URL = <http://www.uni-heidelberg.de/md/awi/forschung/dp531.pdf>

Huemer, Michael. “Is there a right to immigrate?.” Social theory and practice(2010): 429-461.
URL = <http://spot.colorado.edu/~huemer/immigration.htm>

Hall, Joshua C., and Robert A. Lawson. “Economic freedom of the world: an accounting of the literature.” Contemporary Economic Policy 32.1 (2014): 1-19.
URL = <http://www.cfe.org/aFiles/efw/%EA%B2%BD%EC%A0%9C%EC%9E%90%EC%9C%A0%EC%A7%80%EC%88%98%EB%85%BC%EB%AC%B8%EB%8C%80%ED%9A%8C_economic%20freedom%20of%20the%20world.pdf>

Huemer, Michael. The problem of political authority: An examination of the right to coerce and the duty to obey. Palgrave Macmillan, 2012.

Huemer, Michael. “Is Wealth Redistribution a Rights Violation?.” forthcoming
URL = <http://philpapers.org/archive/HUEIWR.pdf>

Kleiner, Morris M., and Alan B. Krueger. Analyzing the extent and influence of occupational licensing on the labor market. No. w14979. National Bureau of Economic Research, 2009.
URL = <http://www.hhh.umn.edu/people/mkleiner/pdf/Final.occ.licensing.JOLE.pdf>

Kešeljević, Aleskandar. “Institutional Origins of Subjective Well-Being: Estimating the Effects of Economic Freedom on National Happiness.” Journal of Happiness Studies: 1-54.
URL = <http://link.springer.com/article/10.1007/s10902-015-9616-x>

Lindbeck, Assar, and Jörgen W. Weibull. “Balanced-budget redistribution as the outcome of political competition.” Public choice 52.3 (1987): 273-297. URL = <http://pzp.hhs.se/media/2357/balanced-budget_redistribution.pdf>

Meltzer, Allan H., and Scott F. Richard. “A rational theory of the size of government.” The Journal of Political Economy (1981): 914-927. URL = <http://repository.cmu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1749&context=tepper>

Neumark, David, and William Wascher. Minimum wages and employment: A review of evidence from the new minimum wage research. No. w12663. National Bureau of Economic Research, 2006.
URL = <http://www.econstor.eu/bitstream/10419/34012/1/543453804.pdf>

Neumark, David, JM Ian Salas, and William Wascher. “Revisiting the Minimum Wage—Employment Debate: Throwing Out the Baby with the Bathwater?.”Industrial & Labor Relations Review 67.3 suppl (2014): 608-648.
URL = <http://www.econstor.eu/bitstream/10419/69384/1/73549827X.pdf>

Nozick, Robert, and Rolando Tamayo. Anarquía, Estado y utopía. Vol. 56. Medellín: Fondo de Cultura Económica, 1988.
URL = <https://bibliolibertaria.org/files/129-robert-nozick-anarquia-estado-y-utopia.pdf>

Pamp, Oliver, and Philipp Mohl. Soaking the Rich and the Poor?–An Empirical Investigation of Director’s Law. mimeo, Center for Social Policy Research, University of Bremen, 2010.
URL=<http://www.researchgate.net/profile/Philipp_Mohl/publication/253800653_Soaking_the_Rich_and_the_Poor_-_An_Empirical_Investigation_of_Director’s_Law/links/00b49534ea79541060000000.pdf>

Pennington, Mark. “Robust political economy: Classical liberalism and the future of public policy.” (2011): 57.

Pinkovskiy, Maxim, and Xavier Sala-i-Martin. Lights, Camera,… Income!: Estimating Poverty Using National Accounts, Survey Means, and Lights. No. w19831. National Bureau of Economic Research, 2014.
URL = <http://m.newyorkfed.org/research/staff_reports/sr669.pdf>

Rallo, Juan Ramón. Una revolución liberal para España. Deusto, 2014.

Shapiro, Daniel. Is the welfare state justified?. New York: Cambridge University Press, 2007.

Stigler, George J. “Director’s law of public income redistribution.” Journal of Law and Economics (1970): 1-10.
URL = <http://the-idea-shop.com/papers/directors_law.pdf>

Sala-i-Martin, Xavier. “The world distribution of income: falling poverty and… convergence, period.” The Quarterly Journal of Economics (2006): 351-397.
URL = <http://www.columbia.edu/~xs23/papers/pdfs/qjec.2006.121.2.pdf>

Xu, Lixin Colin, and Heng-fu Zou. “Explaining the changes of income distribution in China.” China Economic Review 11.2 (2000): 149-170.
URL = <http://siteresources.worldbank.org/DEC/Resources/Explaining_the_Changes_of_Income_Distribution_in_China.pdf>

Zoutman, Floris, Bas Jacobs, and Egbert LW Jongen. “Redistributive Politics and the Tyranny of the Middle Class.” (2015).
URL = <http://people.few.eur.nl/bjacobs/SWW.pdf>