Las fluctuaciones económicas de San Jorge

Hoy, 23 de abril, en Cataluña es el día de San Jorge. El día de San Jorge es una fiesta que se celebra conjuntamente con el día del libro y a feria de las rosas. En esta fiesta que se celebra el día 23 de abril, el día en el que presuntamente murió el caballero Jorge el año 303.

Durante el día de San Jorge, ya que es el día de los enamorados, es tradición regalar una rosa a la querida de uno y a partir de 1930 se suma la costumbre de que la mujer regale un libro a su querido con motivo del día del libro. Que intercambio más provechoso para el chico!

Des del punto de vista económico, que fenómenos podemos observar durante San Jorge? Pues una venta masiva de libros, que puede llegar a representar entre el 5-8% de la venta de libros anuales (en Cataluña) y también una gran venta de rosas. Por lo tanto, podemos observar que la venta de libros no es constante a lo largo del tiempo, de hecho presenta fluctuaciones recurrentes y periódicas. Podemos utilizar las búsquedas de “llibre” (libro, en azul) y “llibres” (libros, en rojo) al Google Trends, en Cataluña, como indicador del interés por los libros y por lo tanto como proxy para las ventas. Vemos que antes y después de San Jorge hay una caída muy pronunciada, por debajo de la tendencia, en las búsquedas, cosa que nos puede indicar que los compradores planifican hacer parte de sus compras de libros de antes y después de San Jorge (si no hubiera esta celebración) ese mismo día.

Podemos ver que hay diversos máximos locales hacia el abril. Si añadimos las búsquedas de “Sant Jordi” (San Jorge, en amarillo) que estas se disparan el día en cuestión, podemos ver como los máximos locales coinciden con el día de San Jorge

Lo que al principio puede sorprender es que haya un aumento del número de libros vendidos durante San Jorge (básicamente por un aumento de demanda) pero no observamos que los precios de los libros aumenten, al contrario, de hecho bajan y podemos encontrar con mucha facilidad diversos descuentos que ofrecen las librerías. Los precios de los libros bajan durante San Jorge. El último año, el día de San Jorge se vendieron más de 1,5 millones de libros y la facturación llegó a los 19,2 millones de €.

Para el caso de las rosas, también podemos observar un gran aumento de las búsquedas de “rosa” (en rojo) a Google, que también coincide con las búsquedas de “Sant Jordi” (San Jorge, en azul), al menos de una forma clara desde 2012-13 de forma que parece que Google Trends capture ese efecto, aunque de una forma no demasiado fiable. En el caso de las rosas, es más difícil de cuantificar, ya que no hay ningún organismo al cual uno pueda acudir para saber cuantas rosas se han vendido durante el día de San Jorge ni la facturación que han generado esas ventas, al contrario de la venta de libros. Aún así, se espera que el Mercat de Flor i Planta Ornamental de Catalunya venda unas 7 millones de rosas este año, que representa un aumento de un 20% respecto el año pasado.

En el caso de las rosas, se observa una subida importante del precio. Es difícil encontrar rosas por menos de 4€. Hasta aquí una descripción muy básica de las propiedades económicas de las fluctuaciones en la compraventa de libros y rosas durante el día de San Jorge.

Empecemos por el caso de las rosas, que es mucho más sencillo que el de los libros, ya que es similar a un libre mercado. Hay muchos vendedores y compradores, no hay demasiadas asimetrías informativas relevantes, muchos de los precios son públicos o fáciles de conocer, hay pocas barreras de entrada o costes de entrada, etc. Bajo estas condiciones, ¿un aumento de la demanda de las rosas debería causar un aumento del precio de estas? A primera vista sí, pero si sabemos que este fenómeno se repite con periodicidad, los agentes pueden formar expectativas de la subida de precios de San Jorge y por lo tanto decidir comprar la rosa antes y ahorrarse pagar más. El problema es que puede que la costumbre también sea comprar la rosa el día de San Jorge, no solo regalarla y puede ser una molestia tener que guardar la rosa hasta el día de San Jorge, que es cuando se regala. Entonces, aquí, los vendedores de rosas, al ir al por mayor, tienen la oportunidad de practicar el noble arte de la especulación. Los vendedores, ya que esperan un incremento de los precios, podrían aprovisionarse de una mayor cantidad de rosas previamente para vender más durante San Jorge, esto, tendría el efecto de disminuir el precio (respecto el precio de no especulación) cuando lo vendan, es decir, la especulación ayudaría a disminuir la fluctuación de precios que experimentan las rosas. Desafortunadamente no es así, vemos incrementos importantes del precio de las rosas. Entonces, por qué se dan estos incrementos? Pues porqué las rosas tienen una propiedad que dificulta su almacenamiento. Las rosas no son un bien duradero y además tienen lags (y heterogéneos) en la producción, esto dificulta que se puedan almacenar durante periodos de poca demanda para venderlas en periodos de alta demanda. El incremento de demanda durante San Jorge es tal, que hasta se importan rosas del extranjero. El tema de los libros ya es más complicado, ya que hay barreras de entrada, precios regulados y mucho mas de forma que aquí no lo vamos a tratar, aunque espero poder hacerlo en otro momento, quizás el próximo San Jorge..

En cuanto la práctica de regalar una rosa y/o un libro, es curioso que se dé des de un punto de vista económico. Des de un punto de vista económico, con agentes racionales, lo mejor es siempre regalar dinero, ya que si el individuo se lo hubiera gastado en otra cosa que no fuera el regalo que le han hecho, podría haber alcanzado un mayor nivel de utilidad. Esta razón, también es la justificación clásica para preferir transferencias monetarias a transferencias en especie. Pongamos que nos hacen un regalo que cuesta 10 €. Si este es el regalo óptimo, el producto que nos aporta más utilidad que podíamos comprar con 10 € sería el regalo que nos han hecho. En cambio, si con esos 10€ podemos comprar un producto que valoramos más que el regalo, ese regalo ya no era óptimo porqué a igualdad de coste (10 €) podemos obtener un bien que nos aporta una mayor utilidad. Esto muestra que no hay ningún regalo (que cueste 10  €) que sea mejor que regalar 10 €, por esto el dinero es el regalo óptimo. Relacionado con la ineficiencia de los regalos, Joel Waldfogel el 1993 intentó estimar las perdidas de eficiencia de los regalos de Navidad. Encontró, a través de encuestas, que un regalo destruye 1/3 del valor. Con esta estimación, los regalos de Navidad a los EE.UU representan una pérdida de eficiencia de entre 13-14 miles de millones de dólares. Después del artículo de Waldfogel hay otros artículos que encuentran beneficios netos de los regalos o confirman las pérdidas de eficiencia de Waldfogel. Las estimaciones conservadoras ponen una valoración por parte de quien recibe el regalo del 90% de este. Aún así, podemos intentar racionalizar el hecho que se den regalos no monetarios en la día de San Jorge. En el caso anterior, hemos asumido que al individuo solo le afecta el bien que obtiene como regalo, pero hay toda una serie de cosas asociadas con hacer un regalo que no es el bien en sí, p.e. señales. En la medida que un regalo sea del gusto de quien lo recibe o no, señaliza cuanto conocemos o nos preocupamos por quien le hacemos el regalo, esto lo puede apreciar quien recibe el regalo, tiene un valor simbólico. Otro tipo de hipótesis es que dar dineros como regalo puede ser una falta de respeto o que no encaja con la relación en la cual se hace el regalo, la corrompe (como argumentan filósofos antimercantilización como Michael Sandel) Una posible solución intermedia serían las tarjetas regalo, aunque se encuentra alrededor de un 10% de pérdida de eficiencia. De hecho, regalar dinero puede ser una falta de respeto o no encajar con la relación entre quien hace y recibe el regalo, pero solo porqué nos encontramos en la cultura occidental actual, donde concebimos la esfera económica como amoral y separada de las relaciones personales. Durante mucho tiempo, en los EE.UU (entre los 1870 y 1930) se daba dinero como regalo y no había ningún tipo de estigma ni menos apreciación por parte de quien da o recibe el regalo. Según la socióloga Viviana Zelizer:

Families, intimate friends, and businesses likewise reshaped money into its supposedly most alien form: a sentimental gift, expressing care and affection. It mattered who gave gift money and who received it, when it was given, how it was offered and how spent. Defying all notions of money as neutral, impersonal, and fungible, gift money circulated as a meaningful, deeply subjective, nonfungible currency, closely regulated by social conventions. At Christmas, weddings, christenings, or other ritual and secular events, cash turned into a dignified, welcome gift almost unrecognizable as market money and clearly distinguished from other domestic currencies.

Zelizer, The Social Meaning of Money (Princeton: Princeton University Press, 1997), 202-3.

Que podemos aprender de todo esto? Pues que es muy difícil evitar comprar una rosa cara (si se compra una rosa) el día de San Jorge en Cataluña y que un cambio en nuestras costumbres hacia regalos monetarios aumentaría la eficiencia de estos.

Anuncios

Un comentario en “Las fluctuaciones económicas de San Jorge

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s