Bienes públicos y las mascarillas quirúrgicas en Japón

“[…] no decentralized pricing system can serve to determine optimally these levels of collective consumption” SAMUELSON (1954)

samuelson

Como es comúnmente argumentado en la economía de la salud, tomar precauciones para intentar evitar contagiar una enfermedad a otros es un bien público. Todos se benefician de una menor probabilidad de contagio (menos el ya enfermo) y que uno se beneficie de menos contagio no quita que otro también lo haga. Tampoco puede evitarse que otros se beneficien si uno toma precauciones para evitar contagiar a terceros. Es decir, los requisitos para lo que los economistas llaman bien público: no rival y no excluible. Como mucho, uno puede obtener cierta utilidad de intentar evitar el contagio a terceros ya que estos pueden incluir a su seres queridos, pero en entornos donde se esté en contacto con desconocidos no. Con esta última consideración podríamos encontrar algunas personas que van a tomar precauciones para evitar el contagio de terceros, para estos casos, las externalidades son inframarginales, Buchanan y Stubblebine (1962), ya que muchos de los métodos para evitar el contagio no se pueden utilizar al 3% o al 40% o al 77%, etc. La decisión para el individuo es discreta, se usa o no se usa y si los beneficios individuales (contando la utilidad interdependiente con los seres queridos de uno) son mayores a sus costes se va a intentar prevenir el contagio y el resto de externalidades no afectan a la decisión, ya que se da el nivel eficiente de precaución. Pero lo que deberíamos esperar es que muchos, aunque no todos, no intentasen prevenir el contagio a terceros ya que a nivel individual no sale a cuenta. Esto es ineficiente, ya que la decisión individual no tiene en cuenta todos los efectos sobre terceros. Según la teoría de bienes públicos, un mercado libre tendría serios problemas para proveer este tipo de bienes. Un posible ejemplo de este tipo de precauciones serían las vacunas, un tema que ya abordamos en otra entrada.

Pero en Japón justamente nos encontramos con esto:

En Japón, las mascarillas de cirugía son comúnmente usadas y llega hasta niveles insospechados, como un concurso de belleza con máscara. Estas máscaras las utiliza una importante proporción de la población japonesa alrededor de la época de la gripe y no solo para filtrar el aire que uno respira, sino también para evitar esparcir gérmenes a terceros, especialmente porque sonarse la nariz en público no está muy bien visto. Otra razón por la que las máscaras quirúrgicas son usadas es como protección contra la fiebre de heno/rinitis alérgica. En unas encuestas del 2009, entre el 22.8% y el 48.7% de encuestados respondieron que usaban mascarilla para protegerse de coger gripe y un 76.5% de la población cree que el uso de la mascarilla puede proveer protección efectiva en contra de coger la gripe.

Desgraciadamente para el japonés, usar este tipo de mascarillas no provee de protección efectiva para uno en contra de coger la gripe, sólo proveen una muy mínima protección. Aún así, el uso de esta es un indicador de buenas prácticas higiénicas, Wada et al (2012), de forma que puede ser una señal (imperfecta) del estado de salud de terceros. En lo que sí son más efectivas, es en evitar que el enfermo contagie a terceros. Justamente, las máscaras quirúrgicas no son usadas para prevenir contagio del paciente al cirujano, sino al revés. Esto muestra que realmente nos encontramos delante de un caso de provisión de un bien público cuando se la ponen los enfermos, gracias a normas sociales. Ahora, el uso de la máscara se ha codificado como una norma social y este bien público se provee en un alto nivel de forma descentralizada. Y que no le proteja a uno mismo no quiere decir que no se puedan diseñar máscaras que sí lo hagan, Morishima et al, cosa que aumentaría la eficiencia de esta aparente norma social.

¿Y de donde surgió la práctica?, ya que en otros lugares también hay gripe. Pues a finales del siglo XIX es cuando se empezaron a usar esas máscaras en los hospitales para prevenir infecciones. En Japón, las autoridades empezaron a recomendar su uso en 1919 durante una epidemia de gripe. Antes de 1919 no se encuentran referencias sobre llevar mascarillas aunque no hay datos fiables. Llevar máscara fue recomendado por la Central Sanitary Bureau y mientras en el resto de países desapareció, en Japón perduró. También esta práctica encaja con el simbolismo tradicional del orden de la pureza, contaminación y miasmática. Cabe remarcar que la práctica de llevar máscara no fue tan extensa durante el siglo XX como lo es ahora.

La práctica de llevar máscara ha crecido especialmente desde los 90. Desde 1992 hasta 2008 las referencias a máscaras quirúrgicas en los principales periódicos pasó de 1 a 98 para Asashi y de 2 a 105 en Yomuri. A continuación sucedieron una serie de eventos: propagación de síndrome respiratorio agudo grave en 2003, una temida pandemia de gripe aviar fue temida en 2004 y una anticipada pandemia de gripe en 2009. En 2009 Asahi publicó 1162 artículos haciendo referencia a máscaras quirúrgicas y Yomuri 1812 artículos. El mayo de 2009 fue el punto de inflexión, pasó a ser una norma social llevar máscara en público, especialmente en trenes de cercanías.

En repetidas ocasiones el Estado recomendaba usar mascarillas para la población general, y algunos funcionarios las usaban. Muchos empleadores empezaron a pedir y/o demandar a empleados usar máscara, también hubo promoción comercial de estas por parte de fabricantes como Unicharm. Parece que la práctica es más un acto de autoprotección que algo desinteresado marcado por supuestos culturales. En una encuesta (diferente de la anteriormente mencionada) 98 de 120 señalaron a amenazas hacia ellos mismos como razón para el uso de máscara, todo y que algunos encuestados mencionaron que aquellos que no llevan máscara expresaban poco respeto hacia los demás o que no sabían anteponer el bien común a su propio desconfort y que señaliza cosas sobre el que la lleva.

Concluyendo, podemos decir que en Japón, una de sus muchas curiosidades, es la provisión descentralizada y extensa de un bien público a través de normas sociales, aunque estas vienen originalmente de una campaña por parte del Estado y algunas corporaciones (dados una serie de eventos mencionados, shocks exógenos). Cabe remarcar que son los individuos que de forma descentralizada se proveen de máscaras y sufragan su coste (las ventas de máscaras en las farmacias Sugi incrementaron casi 50 veces después del Mayo del 2009). Otro factor importante parece ser la dudosa creencia de que uno puede prevenir ser contagio llevando máscara.

BIBLIOGRAFIA

Buchanan, James M., and Wm Craig Stubblebine. “Externality.” Economica(1962): 371-384.

Burgess, Adam, and Mitsutoshi Horii. “Risk, ritual and health responsibilisation: Japan’s ‘safety blanket’of surgical face mask‐wearing.” Sociology of health & illness 34.8 (2012): 1184-1198.

Horii, Mitsutoshi. “Why Do the Japanese Wear Masks?.” electronic journal of contemporary japanese studies (2013).

Morishima, Mika, et al. “The ideal characteristics of a hygiene mask to protect patients with hay fever from pollen.”

Samuelson, Paul A. “The pure theory of public expenditure.” The review of economics and statistics (1954): 387-389.

Wada, Koji, Kuniko Oka-Ezoe, and Derek R. Smith. “Wearing face masks in public during the influenza season may reflect other positive hygiene practices in Japan.” BMC public health 12.1 (2012): 1065.

A quick history of why Asians wear surgical masks in public –  Jeff Yang, QUARTZ http://qz.com/299003/a-quick-history-of-why-asians-wear-surgical-masks-in-public/

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s